Una fiesta frustrada

Edición Impresa

 La preapertura prometía una jornada "a toda máquina" viendo la recuperación del precio del crudo (casi un 2% en la mañana, el WTI cerró 0,05% arriba en u$s 38,3 por barril) el 1,5% que trepaban las Bolsas europeas, el 0,5% de las norteamericanas y la debilidad del dólar que reforzaba la suba de los commodities (todo esto vinculado al discurso del día previo de la "capanga" de la Fed). Es así que en los primeros 13 minutos de operaciones el Merval alcanzó a trepar 2,23%. Pero de ahí en más, con tímidos atisbos de recuperación fue perdiendo terreno y para las cuatro de la tarde entraba en terreno perdedor, llegado a ceder un 0,86% diez minutos antes del cierre, cuando una leve ola alcista llevó la cartera teórica a los 12.872,9 puntos, con lo que redujo la merma al 0,43%. Antes de adentrarnos en lo que sucedió, debemos destacar que los papeles argentinos puros perdieron un 1,21% con lo que en puntos el índice M.Ar se coloca debajo de su prima de los más negociados sin discriminar origen. Ayer mencionábamos en esta columna que el ánimo bajista se había concentrado en el sector bancario responsable de restarle 0,61 punto al Merval. Ahora vuelve a ser quien lleva lo peor de la jornada (el Francés perdió un 2,92% y el Macro 1,8%), pero esta vez le resta un más acotado 0,45%, con las metalíferas en segundo lugar (Aluar cedió un 2,33%). Como en la rueda previa, las petroleras fueron quienes apuntalaron al mercado, esta vez aportando menos del 0,19% al total, ya que mientras los títulos de Tenaris treparon un 2,18% y los de Petrobras Brasil un 1,18% (el Bovespa finalizó un 0,18% arriba), los de YPF retrocedían un 1,73%. Por cuarta rueda consecutiva el volumen negociado en acciones creció (esta vez sólo un 7%) alcanzado $ 242 millones, finalizando la jornada con 50 papeles al alza, 10 sin cambio y 44 en baja (entre las líderes fueron 4, 1 y 7).

Dejá tu comentario