9 de marzo 2017 - 00:00

Una rueda sin rumbo

Una rueda sin rumbo
Asistimos ayer al primer evento financiero importante del año -remedo de los InvestShow que creara Santiago Roca una década atrás-, para presenciar el panel sobre el Mercado de Capitales. Estos eventos son estructuras "marketineras" para que auspiciantes y disertantes "se vendan" al público y los medios, así que quien crea que se abordan las aristas más cuestionables del mercado y/o cómo hacerlo mejor, se equivoca. La charla la abrió el presidente de la CNV, Marcos Ayerra, ensalzando la calidad de y las medidas adoptadas por su equipo, haciendo hincapié en el desarrollo del mercado como el hito de su gestión y el gran crecimiento logrado hasta ahora -curiosamente reconoció que "tomamos medidas de protección al inversor... en la medida que pudimos" -y siguió sin dar precisiones sobre la aprobación de su proyecto de reforma a la ley marco-, tal vez olvidando que un mercado de capitales que crece, en una economía que no lo hace, no es más que una organización parasitaria. En lo personal, nos hubiera gustado que en lugar de pensar "en grande" como dijo lo hace la CNV, pensasen en "chiquito", hablando de eficiencia, transparencia y protección del pequeño inversor, ideas ausentes en su alocución. Bien Claudio Zuchovicki al plantearle que "no hay que confundir volumen con liquidez" resaltando la falta de profundidad y transparencia de nuestro Mercado. El Economista Juan Cruces fue un paso más allá y aun con un par de errores metodológicos importantes, graficó la caída relativa del Merval desde 2013. Para un académico su proyección de la suba potencial del Merval no lució demasiado sólida y las loas al ministro Dujovne podemos achacarlas a cuestiones personales (el rendimiento medio anual en dólares durante toda la gestión de los 7 ministros de Economía que desde 1967, en los primeros 30 días le ganaron a Dujove, es de -47,96%), Finalmente fue el turno de los representantes de los centros de negociación, con lo más interesante en el apriete "amistoso" de la gente del Rofex para que la CNV le apruebe una serie de nuevos contratos. En definitiva, nada nuevo, quedando cierta sensación que los capitostes de nuestro mercado aún están en el siglo XVIII. La de ayer fue una rueda indefinida con el Merval jugando entre +0,1% y -0,36%, para finalizar 0,08% abajo en 19.232,61 puntos, atenazada entre la baja de Petrobras Brasil (-6.68%) y la suba de los papeles argentinos (el M.Ar ganó 0,85%). El volumen negociado creció 10% a $353 millones, distribuidos entre 45 papeles en suba, 14 sin cambios y 27 en baja.

Dejá tu comentario