Uruguay analiza aguas del río

Edición Impresa

La Dirección Nacional de Medioambiente de Uruguay comenzó a analizar muestras del río Uruguay tomadas frente a la pastera finlandesa UPM, ex Botnia, luego de que un centenar de turistas del balneario argentino Ñandubaysal, en Gualeguaychú, sufrieran cuadros de sarpullidos tras bañarse en esas aguas, lo que obligó al cierre del lugar.

La titular del organismo, Alicia Torres, aseguró ayer que si bien los controles sobre el río Uruguay se realizan asiduamente, el pasado fin de semana se agregó una extracción de muestras ante la aparición de estos casos.

Torres sostuvo que en febrero «las aguas están más calientes» y que ya habían «detectado algunos fenómenos de explosiones algales en el río Negro, previo a estos episodios».

La funcionaria, además, afirmó que «el río ahora está con una cantidad enorme de agua, hubo inundaciones en varias zonas y también se registraron altas temperaturas, que favorecen el cultivo de bacterias». Los resultados de los análisis se conocerían la próxima semana.

En paralelo, frente a la postal registrada el pasado fin de semana, en la provincia que gobierna Sergio Urribarri -que enervó a los combativos ambientalistas locales-, la firma a cargo de la polémica papelera deslindó responsabilidades y dijo que el funcionamiento de la planta -ubicada en la localidad uruguaya de Fray Bentos- es normal.

Según la vocera de la empresa, Florencia Herrera, «el desempeño ambiental de la planta se ha mantenido dentro de los estándares desde el comienzo». «Por lo tanto, no hay ningún incidente que pueda justificar esta situación y adjudicárselo a la planta», remarcó.

Por su parte, el intendente de Gualeguaychú, Juan José Bahillo, consideró ayer que las irritaciones en la piel sufridas por turistas y guardavidas en el río Uruguay están ligadas al funcionamiento de la papelera.

«Es innegable que esto es por el funcionamiento de Botnia», sostuvo, además de remarcar que «Ñandubaysal tiene 30 años y eso no pasaba antes del funcionamiento de Botnia». También confirmó que fueron enviadas muestras a laboratorios de Buenos Aires y La Plata para determinar el origen de la afección.

Según trascendió, el jefe comunal kirchnerista se comunicó ayer con la consejera legal de la Cancillería, Susana Ruiz Cerruti, quien encabeza el equipo de abogados argentinos que demandó a Uruguay ante la Corte Internacional de La Haya por la instalación de Botnia en Fray Bentos.

En tanto, los asambleístas de Gualeguaychú desembarcarán mañana en el edificio comunal de esa ciudad para exigir explicaciones.

«Tenemos derecho a saber qué está pasando», sostuvo el ambientalista Jorge Fritzler.

Dejá tu comentario