27 de diciembre 2012 - 00:00

Venegas, un crítico en la mira de los K

El guiño público lo hizo Carlos Tomada, el ministro de Trabajo, y se convirtió en una señal explícita: el Gobierno patrocina a Gustavo Arreseygor, jefe de un gremio que nuclea a trabajadores rurales en un intento por diezmar al poderoso sindicato de Gerónimo «Momo» Venegas.

Días atrás, Tomada recibió a Arreseygor, secretario General de la Asociación Argentina de Trabajadores Horticultores y Floricultores (AATHF), con la excusa de la discusión paritaria pero un objetivo político: darle volumen y entidad al gremio que comanda.

Arreseygor enfrenta, hace tiempo, a Venegas y hasta le hizo una denuncia penal por amenazas, recibidas en la sede del sindicato en Arturo Seguí, donde según el expediente judicial, se presentaron delegados del titular de la UATRE con fines «intimidatorios».

Denunciados

Arreseygor denunció como responsables de esa acción a los dirigentes de la filial Florencio Varela de UATRE, Gregorio Donofrio Flores y Ulises Bandini quienes, según Arreseygor, «irrumpieron en el gremio» y uno de ellos le dijo que «si seguía jodiendo me encontrarían muerto en una zanja».

Venegas siempre tuvo una relación tensa con los Kirchner y tanto en 2009 como en 2011 formó frentes políticos enfrentados con el Gobierno, primero junto a Francisco De Narvaez y Mauricio Macri, y luego junto a Eduardo Duhalde.

Arreseygor no oculta su empatía con el oficialismo. «Es muy importante el respaldo recibido del Ejecutivo nacional, lo que fortalece a la organización» dijo el sindicalista al tiempo que acusó a Venegas de «ser lacayo del poder económico».

El respaldo K al sindicalista adquiere nueva entidad y lógica política a entreverse un recrudecimiento de la crisis entre las entidades del campo, con las que Venegas tiene buena relación, y el Gobierno a partir de la decisión oficial de tomar el control del predio de la Sociedad Rural en Palermo.

Dejá tu comentario