Volvió el puré: poco volumen (y corta vida)

Edición Impresa

• EL BLANQUEO Y EL COMPORTAMIENTO CAMBIARIO
La brecha entre el dólar oficial y el “blue” es de 5,7%. Ganancia exigua que será fenómeno de verano.

El fenómeno se observó en las últimas semanas y se profundizó a medida que se acerca el cierre del blanqueo, el 31 de diciembre. Luego de haberse mantenido casi todo el año muy parejo, el dólar que se opera en el mercado informal tomó distancia del oficial y ayer cerró con una diferencia de 5,7%, tomando los valores promedio de ambos mercados. Pero lejos de profundizarse, el fenómeno sería muy transitorio y la expectativa del mercado es que las diferencias vuelvan a acercarse hasta desaparecer. Podría suceder en enero o a más tardar, creen algunos operadores, luego de la temporada alta de las vacaciones de verano.

Este fenómeno está a años luz de lo que sucedía durante el cepo cambiario, cuando las distancias entre uno y otro se ubicaban en más del 50% y llegaron a rozar el 100%. En esos cuatro años que fueron de fines de 2011 a diciembre de 2015, la imposibilidad de comprar divisas en el mercado formal provocaba que la mayoría de las operaciones terminaran volcándose al informal.

Ahora la situación es la opuesta. La libertad para adquirir divisas es absoluta, a tal punto que en noviembre hubo compra de dólares billete en bancos por un volumen de u$s1.900 millones. Y se registraron más de 725.000 operaciones, de las cuales más de un 90% fue por montos menores a los u$s10.000.

El aumento de la brecha da lugar a arbitrajes. Por ejemplo, en 2015 era común que se comprara "dólar ahorro" por hasta u$s2.000 en el mercado oficial para luego salir a vender los billetes en una cueva y obtener una ganancia inmediata que podía superar el 50%. Esta operatoria impedía que trepara todavía más la diferencia entre ambos tipos, un fenómeno que por ejemplo en Venezuela llegó casi al infinito.

Ahora la ganancia es exigua, aún con el aumento de la brecha. La operatoria conocida como "puré" tiene en realidad muy poco gusto. A niveles de ayer, para comprar dólares en un banco había que pagar $15,90, pero por venderlo en el "blue" se obtenía$ 16,40, o sea, poco más de 3%. Sucede que también la punta compradora y vendedora en el mercado informal es bastante amplia, ya que la punta vendedora se ubica en $16,80.

"El volumen que se opera en el mercado informal bajó muchísimo, nada que ver a lo que se operaba en el cepo. Y va a seguir cayendo", explicaba ayer un operador de una mesa de dinero local. Pero los elevados niveles de informalidad del mercado local son un reaseguro de que el negocio no desaparecerá.

El blanqueo tuvo mucho que ver en el comportamiento de los últimos días y seguramente será una influencia fuerte para el mercado cambiario en el futuro. La baja del dólar oficial, que pasó otra vez a operar por debajo de los $16 (ayer repuntó por primera vez en casi dos semanas), estuvo directamente influida por las divisas que ingresaron de golpe por el sinceramiento fiscal. De hecho, el Banco Central tuvo que salir a comprarle al Nación u$s 700 millones la semana pasada para que la divisa no cayera aún más.

Sin embargo, éste también debería ser un fenómeno pasajero y por eso se aguarda un repunte del dólar luego de fin de año. Además, la tendencia internacional va en esa dirección, teniendo en cuenta que el dólar se sigue fortaleciendo contra las principales monedas del mundo, pero también contra las emergentes. El peso argentino fue uno de los pocos que se apreció, por ejemplo, desde que la Reserva Federal decidió subir las tasas de interés a mediados de diciembre.

Dejá tu comentario