30 de diciembre 2011 - 18:01

Volvió la violencia a Santa Cruz: dejó 21 heridos y renuncia masiva de funcionarios

Entre las medidas de ajuste, el Gobierno provincial busca elevar la edad jubilatoria y los aportes, además de imponer un tope en los pasivos. La resistencia también tuvo expresiones en Caleta Olivia, donde sucedieron las movilizaciones. (Fotos: Gentileza Lucía Salinas FM Abril)
Entre las medidas de ajuste, el Gobierno provincial busca elevar la edad jubilatoria y los aportes, además de imponer un tope en los pasivos. La resistencia también tuvo expresiones en Caleta Olivia, donde sucedieron las movilizaciones. (Fotos: Gentileza Lucía Salinas FM Abril)
Santa Cruz - El duro ajuste del gasto público que el gobernador Daniel Peralta pretendía arrancarle a la Legislatura derivó ayer en graves incidentes entre manifestantes y policías en Río Gallegos y en una nueva crisis institucional.

El nuevo estallido político se dio de la mano de una ruptura entre el PJ oficialista y la expresión díscola del peronismo local que comanda Máximo Kirchner, que tomó la forma de la renuncia de al menos una decena de funcionarios y la escisión de legisladores que se resistieron a avalar las medidas.

Anoche el saldo se medía no sólo en heridos -cerca de 21-, sino además en el paso al costado dado por, entre otros, el nuevo secretario general de Gobierno, Francisco Anglesio.

También dimitió el ministro de la Producción, Jaime Álvarez -en el cargo desde 2008-, por «diferencias» con el Ejecutivo provincial.

En tanto, una salida del flamante jefe de la Policía, Jorge Hassan, fue desmentida anoche por el vicegobernador Fernando Cotillo, quien pese a las renuncias aseguró que «a esta hora la vida institucional de la provincia es normal.

En este contexto llegará hoy a la provincia Cristina de Kirchner (tenía previsto hacerlo ayer) para celebrar el Año Nuevo junto con sus hijos Máximo y Florencia, en la antesala de la operación del próximo miércoles por su cuadro de carcinoma en la glándula tiroides.

La cachetada política que recibe Peralta -quien anoche recibió el apoyo de los intendentes, todos peronistas- se da a poco más de veinte días de haber asumido la gestión 2011-2015 tras su reelección el 23 de octubre, y se inscribe en el denso historial reciente que muestra la provincia.

El paquete de leyes de ajuste que impulsa Peralta -forzado, argumentó, por las pérdidas millonarias que dejaron este año los paros de petroleros y docentes- incluye el dictado de la emergencia económica y previsional por un año, con una elevación en la edad jubilatoria y en los aportes, además de la imposición de topes en las jubilaciones. Ese combo también suspende las convocatorias a paritarias e impone el pago con bonos a proveedores, entre otros ejes.

Antecedente

Hace cuatro años, el tratamiento de otra ley de emergencia previsional había terminado en una veintena de diputados virtualmente rehenes en la Legislatura durante 10 horas, y que fueron rescatados por Gendarmería durante la madrugada.

Tal como lo anticipó ayer este diario, se respiraba un clima de fuerte tensión en la previa a la sesión extraordinaria, en la que estaba previsto tratar los proyectos enviados por el Ejecutivo.

En medio de un paro de estatales y de un fuerte operativo de seguridad con 300 policías, los primeros disturbios -que se desarrollaron en tandas- estallaron poco antes del mediodía, cuando se produjo un enfrentamiento entre estatales (que acampaban en el lugar desde la noche del miércoles) y uniformados en inmediaciones de la Legislatura.

Fue en momentos en que quienes protestaban descubrieron que un grupo de diputados intentaba ingresar a la Legislatura por la puerta trasera del edificio, fuertemente custodiado.

Cerca de las 15 se reavivaron los incidentes, cuando la Guardia de Infantería frenó con gases lacrimógenos y balas de goma a los manifestantes -apoyados por sindicatos privados, como el de Camioneros- que pretendían ingresar al edificio. Una lluvia de piedras destruyó vidrios de la sede parlamentaria. Refugiados en la imprenta de la Legislatura se encontraban aún los diputados, quienes lograron salir tres horas después en camionetas policiales.

Forzado por el escenario de extrema tensión y la falta de apoyo en un recinto que a priori se mostraba dominado por el oficialismo, pero que resultó un espejismo, ya el vicegobernador Fernando Cotillo había anunciado la suspensión de la sesión.

Representantes de ATE, UPCN, Municipales, Legislativos, Judiciales, Docentes y del gremio Luz y Fuerza participaron de la marcha, y estos últimos, incluso, como método de protesta cortaron la energía eléctrica en la Cámara de Diputados.

«Vamos a pedir la renuncia de funcionarios», disparó el secretario general de la CTA de Santa Cruz, Alejandro Garzón.

Las refriegas derivaron en el alejamiento de un puñado de legisladores en disconformidad con la letra chica del paquete de ajuste, de la mano de la renuncia de una decena de funcionarios vinculados al peronismo no alineado a Peralta, lo mismo que en la escisión del bloque de esa fuerza en la Legislatura.

Además de Anglesio -excandidato a intendente de Río Gallegos por el Frente para la Victoria- dimitieron el director de Canal 9, Martín Hernández, y el secretario de Deportes, Ricardo Vaiani, entre otros.

La movida se replicó en la Legislatura, con el distanciamiento de legisladores camporistas.

El recinto está poblado por 24 diputados, de los cuales 22 pertenecen al Frente para la Victoria Santacruceño. Ayer terminó por estallar la ruptura en este último grupo, entre los peronistas ortodoxos y aquellos -al menos ocho- que responden al PJ no oficialista, y que se resistieron a aprobar un ajuste ligado a incómodos recortes de beneficios sociales y jubilaciones.

En la otra vereda, once diputados peronistas salieron a respaldar a Peralta y criticaron a los díscolos, a quienes acusaron de ocultar que hasta la noche del miércoles apoyaban las leyes
. No obstante, pidieron más tiempo para discutir los términos de la polémica reforma previsional. En tanto, la reacción de la oposición no se hizo esperar. «Esto es la consecuencia de años de desmanejo de gobierno», disparó por caso el excandidato a gobernador radical Eduardo Costa.

Dejá tu comentario