Vuelta de los trapecistas

Edición Impresa

Los leones dieron un paso atrás, que resultó la mejor noticia para espectadores del «circo mundial» de las economías, y esto habilitó la vuelta de los gimnastas del trapecio. En algunos casos luciendo maniobras eficaces -como en el exterior- y en otras, solamente caminando arriba del alambre (nuestro caso).

Repunte importante para el gráfico del Dow Jones, con el 1,4% de aumento, buena réplica captada por el andar del Bovespa, terminando con el 1,24%. Probablemente la nota del día, bien discordante, quedó a cargo de la marcha lenta y opaca del Merval, índice que entregó la curiosidad de cerrar justamente en el punto de equilibrio, la línea fronteriza de los 2.300 puntos. Y quedando distante de los rebotes de los referentes más cercanos, con solamente el 0,5% de incremento en la nómina del Merval principal, algo más arriba en la lista de las locales, con el 0,71%.

Diferencias que demostraron la gran paridad de fuerzas, con 38 papeles en alza, por 35 en baja, redondeando la imagen de una fecha sumamente trabada. Y faltaba agregar el componente esencial, un volumen que resultó llamativamente bajo y para no superar los $ 27 millones de efectivo. Sin aparición de Tenaris, todo se sintetizó en una rueda soporífera y que se desvinculó hasta de lo que venía del exterior, como para copiar cierto entusiasmo. Todo en terreno sumamente inestable y libradas a su suerte (a diferencia de bonos, donde la «mesa» de la ANSES debe estar ocupándose intensamente en sostener el ritmo).

Cuarta fecha para hoy, donde habrá que ver qué tipo de espectáculo se puede ofrecer en el «gran circo» europeo. Y la Bolsa, achatada.

Dejá tu comentario