Fuerte inversión de Grupo Albanesi para expandir capacidad de su planta generadora eléctrica de Ezeiza

Energía

La compañía colocó una obligación negociable de u$s130 millones que le aportará los recursos necesarios para el cierre de ciclo de la Central Térmica Ezeiza.

En lo que se constituye como una nueva apuesta al desarrollo de su rubro, el Grupo Albanesi, uno de los jugadores más importantes del sector de la generación de energía y comercializadores de gas natural de la Argentina, planea sumar 154 megawatts (Mw) de nueva capacidad a su planta generadora eléctrica ubicada en Ezeiza.

Para llegar adelante ese proyecto, esta última semana consiguió u$s 130 millones en el mercado de capitales, una operación que confirma el excelente track record que guarda la compañía y, sobre todo, la gran receptividad que usualmente logra concitar en el mundo inversor. En ese sentido hay un dato adicional que apuntala lo antes expuesto: la colocación de esta obligación negociable (ON) logró acumular un total de órdenes recibidas por un valor nominal de u$s 160 millones.

Como se dijo, la compañía utilizará esos fondos para sumar capacidad productiva, teniendo en cuenta que su negocio principal es la generación de energía eléctrica y la provisión de gas natural y que, en la fotografía global, la firma acumula una potencia instalada que supera los 1500 Mw, si se toma en cuenta sus 10 centrales, ubicadas en Buenos Aires, Córdoba, Tucumán, Santiago del Estero, Santa Fe, La Rioja y Río Negro.

En este punto, la firma ha decidido reforzar la inversión que viene realizando desde hace tiempo. “Con esta inversión, llevaremos a cabo el cierre de ciclo de la Central Térmica Ezeiza, que tiene una capacidad de generación de 150 MW (tres turbinas) y donde la intención es poner una cuarta turbina, hacer un cierre de ciclo y llevarla a 304 megas”, sostuvo el titular del Grupo Albanesi, Armando Loson (hijo).

Por tomar una referencia, en los últimos 13 años, esa cifra de inversión ha superado los u$s 1000 millones, de lo que derivan numerosos proyectos cuya finalidad ha sido adicionar unos 1050 Mw de capacidad nueva, sobre todo en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

A comienzos de este año, la compañía le anunció a este matutino que mantenía la expectativa de poner en marcha un proceso de inversiones que superaban la cifra de los u$s600 millones. Lo relevante era que, para que ese plan se llevase a cabo, el Grupo y su titular trabajaron en un complejo proceso de ingeniería financiera que involucró la extensión de dos obligaciones negociables y modificaciones de tres financiamientos del exterior, permitiendo reducir vencimientos por más de u$s90 millones entre el 2021/2022.

“Veníamos de dos años de recesión económica, a lo que se sumó el impacto del año adicional de la pandemia. Sabíamos que era complicado manejar esa situación, y que para sostener nuestro plan de inversiones y crecimiento íbamos a tener que hablar con los inversores. En rigor, habíamos comenzado a hacerlo antes de la pandemia, había que mejorar el perfil de vencimientos 2021 y 2022 y eso hicimos”, señaló Loson en ese momento.

Según el directivo, el trabajo que se hizo con los inversores fue llevar adelante el canje de dos obligaciones negociables, pero además reacomodar vencimientos que se tenían con privados, préstamos que no tenían oferta pública. La idea fue, como se dijo, despejar vencimientos y cambiar la agenda para sentarse a hablar con los inversores. En rigor, de los u$s170 millones en vencimientos que tenía para 2021 y 2022, lograron hacer un importante roll-over.

Además, Loson había señalado a comienzos de año que, en todos los casos prácticamente la totalidad del equipamiento ya estaba comprado y nacionalizado, si bien las inversiones tendrán un fuerte impacto local, tanto mano de obra, mucho equipamiento de origen nacional, todo lo que se denomina el balance de planta, la contratación de empresas locales para todos los servicios asociados con la inversión.

En términos de empleo, además, la ampliación de la Central Térmica Ezeiza significará 500 personas trabajando en el sitio durante el pico de la obra, que movilizará a proveedores locales de insumos eléctricos y de la construcción.

“Es un paso importante para poder avanzar con el plan de inversiones que nos hemos trazado y que le permitirá a la Argentina aumentar su oferta de energía eléctrica a costo competitivo”, celebró Guillermo Brun, director de Finanzas de Albanesi.

La compañía tiene otras inversiones en marcha, la central térmica Modesto Maranzana, ubicada en Río Cuarto, Córdoba, donde se trabaja también el cierre de ciclo y otro proyecto ubicado en la localidad de Arroyo Seco, provincia de Santa Fe, y es de cogeneración con un player privado.

Dejá tu comentario