Un fallido ejercicio de cineastas noveles

Espectáculos

«A dos tintas» (Argentina, 2006, habl. en español). Guión y dir.: W. Becker y L. Di Santo. Int.: D. Michelle, E. Bruno, S. Garfinkel, L. Belinsky, R. Saggini, A. Anémona, P. del Arciprete.

Discutible trama, y una rara interacción de actores de afuera y de adentro de un psiquiátrico exhibe esta película, ejercicio de graduación de Walter Becker en la Escuela Provincial de Cine y Televisión de Rosario. El asunto: un escritor esquizofrénico ve como reales a las criaturas de su imaginación. «Todos los personajes tienen vida. ¿Puede ser que alguien haya imaginado lo mismo? En tal caso, el personaje podría volverse real», razona (es un decir), tras haber visto el exacto retrato que un loco hizo de la mujer que sólo existe en la novela que él está escribiendo.

Según se ve, no parece un asunto novedoso. Tampoco lo es el estilo elegido, aunque cabe señalar la habilidad del equipo (seguramente compañeros de cursada) para concretar escenas oníricas, con abundante y muchas veces destacable trabajo de luces y sobreimpresiones, una pareja en gris dentro de una escena en color, y varios otros retos que van más allá del desaforado y muy logrado despliegue de velas encendidas para la parte en que nuestro personaje se brota del todo.

Dicho de otro modo: formalmente, esto años atrás hubiera estado al nivel de unos cuantos títulos que hoy integran el repertorio clásico del cine bizarro. Ahora está al mismo nivel, pero a destiempo.

Lo afectan, por otro lado, inconvenientes en cuanto a dirección de actores, extensión de planos y situaciones, y reiteraciones de guión.

Filmado en Baigorria, Moisés Ville, y Colonia Psiquiátrica Oliveros.

Dejá tu comentario