Economía

Ferrum ganó $40,5 M de la mano del achique de costos y producción

La tradicional firma de sanitarios afrontó la caída del 15% de sus ventas, pero logró sostener sus resultados. No prevé una mejora para 2020.

La crisis económica está dejando un tendal de empresas nacionales con pérdidas millonarias y muy pocas son las que están logrando salir exentas de esta realidad. Una de ellas es la firma de sanitarios y artículos para la construcción Ferrum. Según comunicó esta semana, su balance anual cerrado en junio de este año terminó con una ganancia después de impuestos de $40,5 millones. En el mismo período del año anterior registró un resultado negativo de alrededor de $30 millones.

La clave, según explica la firma desde la Memoria de su último balance, estuvo en la reducción de costos y control de gastos. Pero quizás el ítem fundamental fue la adecuación de stocks: incluso su producción bajó 28% interanual.

El escenario fue al menos complejo porque a la par sus ventas mostraron un retroceso interanual del 15%, ya que pasaron de $5.000 millones en junio de 2018 a los $4.300 millones de 2019.

En este contexto tan complejo Ferrum cuenta con la fortaleza de tener una participación de mercado superior al 50%. Y a su vez, la debilidad de que el 95% de sus ingresos corresponden justamente al mercado local donde la demanda está deprimida y no hay señales de que la construcción repunte en el mediano plazo.

“Este cierre de ejercicio encuentra a la compañía transitando un momento de gran incertidumbre política y económica, donde la demanda ha transitado más de 12 meses en niveles muy bajos y no se avizoran signos de reactivación”, explica la compañía.

Otra fortaleza a tener en cuenta es que con la suba del tipo de cambio la importación de productos competidores, principalmente provenientes de China, disminuyó considerablemente, y aquí Ferrum podría captar mercado.

Más allá de esta particularidad, las perspectivas de la empresa son poco alentadoras y así lo expresa: “Lejos quedaron las expectativas generadas a mediados de 2018, cuando comenzaba este ejercicio, el comiendo de este nuevo período comercial muestra una economía que continúa deprimida en el nivel de actividad y con pocas alegrías más allá del campo.

El escenario político de incertidumbre alienta la decisión de “esperar y ver” de las empresas e individuos a la hora de invertir, aún a pesar de la mejora de la competitividad que trae el deslizamiento del tipo de cambio.

Es importante que tanto el Gobierno como la oposición logren transitar los últimos meses de las elecciones trabajando en conjunto en la búsqueda de un consenso que minimice la incertidumbre y lleve tranquilidad a los mercados, de manera de que cualquiera sea el resultado, no afecte el normal desenvolvimiento de los negocios y la vida de los ciudadanos”, plantea la empresa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario