El creador de la "teoría del cisne negro" dio su sentencia sobre el Bitcoin

Finanzas

Nassim Nicholas Taleb calificó al Bitcoin como "una enfermedad contagiosa" y "un imán para los imbéciles". Ahora dio un nuevo pronóstico.

El filósofo e inversor Nassim Nicholas Taleb, quien en 2007 diagramó la "teoría del cisne negro" que poco después se cristalizó en múltiples crisis desde la quiebra de Lehman Brothers hasta la misma pandemia del Covid-19, dio un duro pronósticos sobre el Bitcoin, al que tiempo atrás ensalzaba y luego se convirtió en uno de los mayores críticos.

En su último paper titulado "Bitcoin Black Paper", Taleb profundizó esta idea: "Bitcoin no satisface la noción de ‘moneda sin gobierno' (ha demostrado que ni siquiera es una moneda), no puede ser un depósito de valor ni a corto ni a largo plazo (su valor esperado no es superior a 0), no puede funcionar como una cobertura fiable contra la inflación y, lo peor de todo, no constituye, ni siquiera remotamente, un refugio seguro para las inversiones, un escudo contra la tiranía del gobierno o un vehículo de protección para episodios catastróficos".

Antes, Taleb ya había calificado al Bitcoin como "una enfermedad contagiosa" y "un imán para los imbéciles". En septiembre pasado publicó en su cuenta personal: "Bitcoin puede interesarle a algunos con fines especulativos, pero cualquiera que afirme que es una cobertura contra cualquier cosa, financiera o de otro tipo, es un fraude certificado".

El ex operador de bolsa libano-estadounidense también mencionó que dicha criptomoneda sentiría el impacto del alza de precios. "Es un producto torpe y ya obsoleto de los bajos tipos de interés. Debería colapsar con la inflación", argumentó en diciembre. Y enumeró: "1- El Bitcoin no es una cobertura contra la adversidad; 2- Bitcoin no es una cobertura contra la inflación; 3- Bitcoin no es una cobertura contra la deflación; 4- Bitcoin no es una moneda; 5- Bitcoin no es nada".

Cuando sostuvo que el Bitcoin es una "enfermedad contagiosa", Taleb evaluó: "Se propagará, se extenderá y su precio se recuperará hasta la saturación, eso si cada tonto es lo suficientemente estúpido para comprar esa historia e invertir. Cuando todos los todos estén adentro, la creencia predominante la convertirá en una inversión ‘obvia'. Esa es su máxima fragilidad".

Dejá tu comentario