1 de marzo 2024 - 10:46

Cae el ahorro y aumentan los costos: su impacto en la economía global

En este nuevo escenario, los prestatarios, empezando por Estados Unidos, podrían enfrentarse a la necesidad de pagar más por una oferta decreciente de exceso de efectivo.

Inversiones ahorro 2024.jpg

La era de la abundancia global de ahorro se encuentra en su ocaso. Un escenario donde las tasas de interés a largo plazo podrían experimentar un aumento a nivel mundial se vislumbra como consecuencia. Entre los factores que contribuyen a esta transformación se encuentran una población envejecida, los desafíos económicos de China y la creciente fragmentación de la economía global, todos ellos amenazando el excedente de ahorro que el expresidente de la Fed identificó hace aproximadamente dos décadas.

Conforme algunos economistas argumentan, este cambio de paradigma podría marcar la inversión de la tendencia de décadas hacia tasas de interés más bajas. En este nuevo escenario, los prestatarios, empezando por Estados Unidos, podrían enfrentarse a la necesidad de pagar más por una oferta decreciente de exceso de efectivo.

Mario Draghi, antiguo Presidente del Banco Central Europeo (BCE) y primer ministro de Italia, advierte que nos adentramos en una época de gran rivalidad geopolítica y relaciones económicas transaccionales, lo que reducirá la oferta global de ahorro y podría revertir la presión a la baja que caracterizó la era de la globalización, según cita la agencia Bloomberg.

El ahorro: ¿un problema para la economía?

En 2005, Ben Bernanke señaló que el mundo estaba inundado de ahorros debido a las estrategias de acumulación de reservas de moneda extranjera por parte de China y otros mercados emergentes. Sin embargo, datos recopilados por distintos expertos sugieren que este excedente alcanzó su punto máximo hace algunos años y que su impacto se vio enmascarado por las políticas laxas adoptadas por la Reserva Federal y otros bancos centrales tras la crisis financiera de 2007-2009, así como por la respuesta a la pandemia.

A medida que los bancos centrales reducen sus intervenciones en los mercados de bonos globales, los efectos de la disminución del exceso de ahorro comienzan a manifestarse. Expertos como Julian Brigden prevén un aumento de los rendimientos reales y una mayor prima por plazo en los bonos del Tesoro de EE. UU. como consecuencia de esta transición.

China, como principal proveedor de ahorro global, también podría ver disminuir su papel a medida que enfrenta presiones comerciales y tecnológicas por parte de Estados Unidos. El FMI proyecta una disminución de los ahorros de China en relación con su PIB, lo que podría afectar significativamente la oferta global de ahorro.

En este escenario de escasez de ahorro, la coordinación entre políticas fiscales y monetarias se vuelve crucial. Mario Draghi aboga por una mayor colaboración, especialmente ante la posibilidad de una competencia intensificada por ahorros limitados.

En un mundo donde los gobiernos buscan financiar ambiciosos programas, como la transición hacia emisiones netas de carbono cero, y los bancos centrales permanecen alerta ante el riesgo de inflación, la necesidad de una coordinación mejorada se convierte en un imperativo para enfrentar los desafíos económicos que se avecinan.

Dejá tu comentario

Te puede interesar