Wall Street frenético: el Dow Jones trepó más de 20% en las últimas tres ruedas, récord desde 1931

Finanzas

El paquete de u$s2 billones aprobado por el Senado impulsó nuevamente a Wall Street a pesar de las preocupantes cifras en torno al desempleo.

Las acciones en Wall Street subieron este jueves por tercera jornada consecutiva, gracias al impulso generado por el multimillonario paquete de u$s2 billones que ya aprobó el Senado estadounidense y que todavía debe discutirse en la Cámara Baja.

Los principales índices de la bolsa norteamericana exhibieron importantes incrementos; el Promedio Industrial Dow Jones trepó un 6,4%, el S&P 500 subió un 6,2% y el Nasdaq Composite ascendió un 5,6%.

De esta manera, el Dow Jones escaló un 21% desde su mínimo del lunes, su mayor incremento porcentual de tres días desde 1931. Aunque convencionalmente esto podría traducirse en un ingreso a territorio alcista, los especialistas son cautelosos teniendo en cuenta el contexto.

Sebastián Maril, director de Research for Traders, advirtió a Ámbito que hay que esperar, como mínimo, "cuatro o cinco semanas para estar seguros de que lo peor quedó atrás". En el mismo sentido, el economista Lautaro Marra aseguró desde EEUU que para que haya una tendencia, lo primero que tiene que ocurrir es que disminuya la volatilidad.

Tras la aprobación del Senado, el mercado tiene altas expectativas en que la Cámara de Representantes dará luz verde a la medida de estímulos sin precedentes para respaldar a las empresas más afectadas, que incluyen a las firmas del sector turismo, a las aerolíneas y a la industria del entretenimiento, entre otras.

“El mercado sabe que la economía norteamericana es tan flexible, tan dinámica y tan sólida, que estos problemas rápidamente los va a dar vuelta”, afirmó Maril.

Paralelamente a la implementación de las inéditas políticas expansivas, este jueves se conoció que los subsidios de ayuda por desempleo treparon a 3,28 millones en la semana del 21 de marzo debido a las estrictas medidas para contener la propagación de la pandemia que frenaron al país y causaron una ola de despidos. La mediana de los pronósticos apuntaba a un incremento bastante menor, de 1 millón de solicitudes.

“El mercado hizo oídos sordos a estos datos porque lee que es un shock sorpresivo y que la cifra debería bajar cuando la situación se estabilice”, explicó Marra.

Por su parte, el director de Research for Traders anticipó que en los próximos días se van a ver cifras de desempleo muy altas, "pero la tasa de desempleo más fea debería ser la siguiente ya que va a tener incluídos dos meses enteros de coronavirus”.

En sintonía con el Dow Jones, el S&P 500 registró su primera racha positiva de tres días desde mediados de febrero, acumulando una ganancia del 17%, aunque se mantiene un 22% por debajo de su máximo histórico del 19 de febrero.

Con el objetivo de generar confianza, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, afirmó que el organismo esta listo para actuar "agresivamente" y apuntalar el crédito, más allá del alivio monetario anunciado en el arranque de la semana.

Europa

En sintonía con Wall Street, las acciones europeas también cerraron al alza por tercera jornada consecutiva mientras se espera una ampliación de los fondos de emergencia para amortiguar el golpe derivado de la pandemia del coronavirus.

El índice paneuropeo STOXX 600 cerró con un avance de un 2,6%, con lo que suma un alza de casi un 15% en las últimas tres sesiones. El índice había caído un 2% promediando la rueda.

Sin embargo, el STOXX sigue un 26% por debajo del récord que tocó en febrero, producto de la recesión inminente generada por los trastornos generalizados a los negocios provocados por el coronavirus.

Dentro de las principales bolsas, las que registraron los mayores incrementos fueron la de París y la de Londres, que saltaron un 2,5% y un 2,2%, respectivamente.

Paralelamente, el IBEX 35 de Madrid y el DAX alemán exhibieron una suba del 1,3%, mientras que el FTSE de Milán subió un 0,7%.

Legisladores de la Unión Europea votarán este jueves un paquete de emergencia para mitigar la crisis económica del bloque, apoyando a aerolíneas y preservando sus derechos de pista.

Durante la noche, el Banco Central Europeo eliminó un límite sobre cuántos bonos podría comprar a cualquier país de la zona euro, despejando el camino para una potencial emisión de dinero ilimitada como parte de su respuesta al brote.

"Parece que los mercados piensan que se encontró la medicina y que la medicina es dinero. El motor de hoy claramente ha sido el reporte de solicitudes de subsidios de desempleo en EEUU", afirmó Teeuwe Mevissen, estratega macro de Rabobank.

"El consenso del mercado es que esa cifra aterradora ya se había anticipado o que podría haber sido peor. No creo eso con toda honestidad. Creo que los mercados parecen no darse cuenta de la verdadera naturaleza de lo que está sucediendo", agregó.

Hasta el momento, el número de muertos por COVID-19 en Italia superó los 7.500, mientras que la cifra en España se empinó sobre los 3.400, superando ambos el total de fallecidos en China.

Asia

En Asia, y tras dos días de ganancias espectaculares, la bolsa de Tokio terminó este jueves con una caída del 4,5%, con los inversores desanimados luego de que la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, instase el miércoles a los residentes a quedarse en casa este fin se semana ante una posible "explosión" de casos de coronavirus luego de que se registrasen 41 nuevos contagios. En el mismo sentido, Hong Kong perdió 0,7%, Shanghai 0,6% y Shenzhen 0,8%.

Koike dijo que la capital japonesa, hasta ahora a salvo de las draconianas medidas adoptadas en otras grandes ciudades del mundo, se encontraba en un "momento crítico" de contención del virus que ha confinado a más de un tercio de la humanidad.

"Las palabras de Koike cayeron como un balde de agua fría para los inversores", dijo el jefe analista de Daiwa Securities, Eiji Kinouchi a la AFP.

"Las grandes ciudades de mundo, especialmente Nueva York, han sido golpeadas por el nuevo coronavirus y Tokio no debería ser una excepción", agregó Kinouchi.

Unos 20.600 enfermos de coronavirus COVID-19 murieron por el virus que apareció en China en diciembre. El número de contagiados se acerca a medio millón de personas, con más de 450.000 casos en todo el mundo, y "amenaza a toda la humanidad", según Naciones Unidas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario