9 de marzo 2023 - 19:33

Economía despejó vencimientos por más de $ 4,3 billones

Así, el Ministerio de Economía liderado por Sergio Massa consiguió extender el plazo de los compromisos a los años 2024 y 2025. Entre los bancos, los participantes más relevantes fueron el Nación, el Banco Provincia, el Galicia, Santander, Credicoop, Banco Ciudad y el ICBC.

ministerio de economía Hacienda
Ignacio Petunchi

El Ministerio de Economía informó sobre el resultado del canje voluntario de bonos en pesos, realizado este jueves, con vencimiento entre marzo y junio: logró despejar vencimientos por más de $ 4,34 billones, extendiendo la curva a los años 2024 y 2025.

Para los vencimientos de abril, mayo y junio el nivel de aceptación alcanzó el 61,5%, mientras que para los vencimientos de marzo (incluyendo la operación realizada en enero) la participación superó el 72%. En suma, el porcentaje de adhesión alcanzó el 64% de los títulos elegibles.

El Tesoro Nacional debía afrontar vencimientos por $ 0,8 billones en marzo, $ 2,5 billones en abril, $ 2,1 billones mayo y $2,5 en el mes de junio. Luego de esta operación de conversión, logró reducir los vencimientos proyectados a $ 0,6 billones, $ 1,0 billones, $ 0,9 billones y $ 0,8 billones, respectivamente.

Previo a esta operación de conversión, los vencimientos del año estaban concentrados en un 48% en el segundo trimestre (54% incluyendo marzo). De este modo, “los resultados obtenidos permiten distribuir armónicamente los vencimientos tanto de 2023 (33% en lo que queda del primer semestre y 67% en el segundo, con mayor participación del sector público), como de 2024 (32% en el primer trimestre, 21% en el segundo, 14% en el tercero y 33% en el último del año)”, según consigna un comunicado del Ministerio de Economía.

Se logra así una redistribución del peso de los vencimientos correspondientes a 2023 y 2024, que se encontraban en un 77% en 2023, pasando a un 59% para 2023 y 41% para 2024. Asimismo, se destaca la participación de la canasta ajustable por CER que representó el 52% del valor efectivo adjudicado, mientras que la canasta DUAL/CER concentró el 48% restante.

En el Palacio de Hacienda evaluaron como muy positivo al resultado. Fuentes de la cartera señalaron que de esta forma “se despeja la torre de vencimientos” que el Tesoro debía enfrentar hacia mediados de año y – agregan – “los próximos vencimientos por unos 3 billones de pesos son manejables”. De esta manera, se “despeja la incertidumbre sobre los vencimientos de deuda de los próximos meses, contribuyendo a preservar la sostenibilidad de la deuda del Tesoro”.

En el Palacio de Hacienda se mostraron “muy satisfechos” con el resultado alcanzado dado que se pudo desarmar la importante concentración de vencimientos para este semestre.

En este mismo sentido, se manifestaron, tanto las entidades financieras como el propio Fondo Monetario porque interpretan que el resultado alcanzado “aportará tranquilidad al mercado “, comentó una alta fuente del equipo económico

Entre los participantes más relevantes del canje se encuentran los bancos Nación, Provincia, Galicia, Santander, Credicoop, Ciudad e ICBC. En particular, en medios oficiales se destacaron las “muy buenas ofertas de entidades como el Ciudad”. El perfil de tenedores concentraba una significativa participación de fondos comunes de inversión y tesorerías corporativas, que por sus flujos de negocio mantienen un horizonte de inversión de corto plazo.

Más allá de las elecciones

La información oficial da cuenta de que, diferencia de las últimas operaciones de conversión de activos, esta oferta voluntaria de canje presentaba ciertas especificidades técnicas.

En primer lugar, por el cambio en la estructura de los plazos de las canastas ofrecidas. Los nuevos instrumentos colocados alcanzan una vida promedio superior a los 18 meses, mientras en que las últimas dos operaciones de conversión (nov-22 y ene-23) los instrumentos colocados tuvieron una vida promedio de 8,9 y 7,9 meses, respectivamente. Asimismo, se destaca que todos los instrumentos poseen vencimientos a partir de 2024, más allá del período electoral.

En segundo lugar, por el tamaño de la operación. Las últimas dos operaciones lograron extender vencimientos por $0,9 y $2,9 billones, mientras que la actual conversión logró extender vencimientos en aproximadamente $4,34 billones.

Por último, porque la base de las principales entidades públicas era significativamente menor. Las tenencias del Banco Nación, BCRA y FGS alcanzaban el 34% de los títulos elegibles, habiendo participado con la totalidad de tenencias en la última operación de conversión que incluía vencimientos de marzo.

Además, el perfil de tenedores concentraba una significativa participación de fondos comunes de inversión y tesorerías corporativas, que por sus flujos de negocio mantienen un horizonte de inversión de corto plazo. Bajo esta configuración, los resultados confirman el “fuerte acompañamiento del sistema financiero”, tanto de bancos públicos como de bancos privados locales y extranjeros.

Las entidades que participaron fueron: Banco de la Nación, Banco Provincia de Buenos Aires, Banco Santander, Banco Galicia, Banco ICBC, Banco Credicoop, Banco HSBC, Banco Patagonia, Banco Macro, Banco Supervielle, Banco de Córdoba, Banco Ciudad, Banco BBVA, Banco Itaú, Banco Industrial, Citibank, JP Morgan, Banco Comafi, Banco Hipotecario, Nuevo Banco de Santa Fe, Banco de Corrientes, Banco de San Juan, Banco de La Pampa, Nuevo Banco de Entre Ríos, Banco de Chubut, Banco de Santa Cruz, Banco de Neuquén, Banco de Tierra del Fuego, Banco de Rosario, Banco de Formosa, Nuevo Banco de Chaco y Banco Rioja.

Considerando el stock de tenencias del sector público y del sistema financiero, el nivel de adhesión alcanzó aproximadamente el 85%. Otros que participaron activamente fueron las compañías del mercado asegurador de todas las cámaras: AACS, AVIRA, ACYMS, ADEAA, ADIRA, CAR y UART. También acompañaron la medida compañías de gestión de fondos comunes de inversión nucleadas en la CAFCI, fondos fiduciarios, fondos de garantía y agentes del mercado de capitales.

“Todos los actores coincidieron en la relevancia de esta operación, dado que contribuye a suavizar el perfil de vencimientos de deuda del Tesoro, reduciendo la incertidumbre y mejorando las condiciones de financiamiento”, señala la información oficial. Además, “destacaron la importancia de iniciativas que propendan al desarrollo del mercado de capitales y la estabilidad del sistema financiero”.

Para la licitación, se tomaron los siguientes instrumentos:

  • Marzo: Boncer (TX23), Lede (S31M3).
  • Abril: Lecer (X21A3), Lede (S28A3) y dólar linked (TV23D)
  • Mayo: Lecer (X19Y3), Lede (S31Y3)
  • Junio: Lecer (X16J3), Lede (S30J3) y dual (TDJ23).

El Tesoro ofreció las siguientes opciones:

  • Canasta CER: canasta compuesta en un treinta por ciento (30%) del nuevo BONO DEL TESORO NACIONAL EN PESOS ajustado por CER con vencimiento el 14 de abril de 2024 en un cuarenta por ciento (40%) del nuevo BONO DEL TESORO NACIONAL EN PESOS ajustado por CER con vencimiento el 14 de octubre de 2024 y en un treinta por ciento (30%) del nuevo BONO DEL TESORO NACIONAL EN PESOS ajustado por CER con vencimiento el 14 de febrero de 2025.
  • Canasta DUAL/CER: canasta compuesta en un treinta por ciento (30%) del nuevo BONO DE LA NACIÓN ARGENTINA en moneda DUAL con vencimiento el 28 de febrero de 2024, en un cuarenta por ciento (40%) del nuevo BONO DEL TESORO NACIONAL EN PESOS ajustado por CER con vencimiento el 14 de octubre de 2024 y en un treinta por ciento (30%) del nuevo BONO DEL TESORO NACIONAL EN PESOS ajustado por CER con vencimiento el 14 de febrero de 2025.

En la operación de conversión se recibieron un total de 1.381 ofertas que representaron un total de VNO 2,7 billones.

Acuerdo

La licitación se realizó tras el acuerdo con los bancos anunciado el lunes pasado por el ministro Sergio Massa orientado a despejar la incertidumbre originada en torno de los vencimientos de la deuda en pesos.

Durante la presentación del acuerdo, Massa consideró que “durante muchos meses se planteó como el mayor problema y la mayor incertidumbre de la economía argentina, que eran los vencimientos de la deuda en pesos, pueda tener un programa y una programación que le dé en primer lugar tranquilidad al ahorrista, al depositante”.

Incentivos

Para alentar la participación de los bancos privados -que poseerían un 20% de los vencimientos totales- el Banco Central redujo el spread del putexclusivo para bancos a 30 puntos básicos contra la TNA de la rueda del día anterior.

En una medida que también se interpretó como orientada a asegurar la participación de las entidades bancarias en el canje, el BCRA dispuso este jueves que los bancos puedan usar los nuevos bonos que reciban tras participar de la conversión para integrar los encajes que respaldan los depósitos realizados en pesos.

A través de la Comunicación “A” 7717, se estableció que las entidades financieras “podrán integrar la exigencia de efectivo mínimo en pesos –del período y diaria–, que conforme a lo previsto en las normas sobre “Efectivo mínimo” se permite realizar con títulos públicos nacionales en pesos –incluidos los ajustables por el CER y con rendimiento en moneda dual (BONO DUAL) y excluidos los vinculados a la evolución del dólar estadounidense– con esas especies, de plazo residual no inferior a 300 días ni mayor a 730 días corridos al momento de la suscripción, recibidas en operaciones de canje dispuestas por el Gobierno Nacional por títulos adquiridos tanto por suscripción primaria como en el mercado secundario”.

Única alternativa

El canje de títulos recibió distintas críticas de la oposición que se concentraron en dos aspectos. Por un lado, se señaló que la indexación de la nueva deuda, que no permitiría “licuarla” y dificultaría una potencial corrección cambiaria. Por otro se advirtió sobre una posible la fuerte emisión monetaria para la recompra de títulos por parte del BCRA.

Estas críticas fueron analizadas en un reciente informe de la consultora Equilibra. Al respecto, sostiene “dado que el 80% de la deuda ya se encuentra indexada, no vemos un significativo incremento de riesgos por esta vía”.

Aclara el trabajo que “todo escenario de estrés de la deuda pública -sin default- implica una mayor emisión: para comprar títulos en el mercado secundario, como contrapartida a los puts y/o asistiendo al Tesoro”. Y concluye: “no vemos con claridad que haya una alternativa superadora a la elegida”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar