Deuda: Economía colocó $46.403 millones y estiró el fondeo neto de octubre a $64.366 millones

Finanzas

Por la aceleración de la inflación, las letras indexadas concentraron el 68%. Debut de las Lelites, con poca demanda: funcionarios esperan que ganen dinamismo. Guzmán negocia el programa financiero con el FMI.

En medio de la negociación con el Fondo Monetario Internacional, el equipo de Martín Guzmán realizó este jueves una nueva licitación de deuda en pesos en busca de ampliar el fondeo en el mercado y acotar las necesidades de emisión monetaria. A través de cinco títulos, el Ministerio de Economía colocó $46.403 millones. Como el calendario de vencimientos de esta y la próxima semana es menos exigente, el grueso de ese monto fue a engrosar la cuenta del financiamiento extra, que en octubre alcanzó los $64.366 millones. Esto le permite también generar un colchón de cara a la última subasta del mes, en la que tendrá el desafío de renovar más de $260.000 millones.

La licitación marcó el debut de las nuevas Letras de Liquidez del Tesoro (Lelites), un instrumento precancelable de muy corto plazo destinado exclusivamente a fondos comunes de inversión (FCI). Su primera aparición, con una duración de 21 días, fue discreta: captaron $3.576 millones, el 8% del total, a una tasa prefijada del 33,75%.

En cambio, el grueso de los inversores se volcó a las letras atadas a la inflación (Lecer) a junio, que aportaron $31.265 millones, el 68% del total. El peso de este tipo de instrumentos, que se había reducido en las últimas operaciones, se incrementó en esta licitación que coincidió con la publicación del índice de precios al consumidor (IPC) del INDEC de septiembre. Aunque la licitación cerró una hora antes de conocerse la aceleración del IPC al 3,5%, en el mercado ya se esperaba un fuerte repunte. La mayor demanda de títulos indexados durante los últimos días contribuyó a elevar sus precios y a reducir el costo de financiamiento. Esta vez, la Secretaría de Finanzas pagó 2,84% de tasa real. En las semanas posteriores a las PASO, había llegado a convalidar 4% ante una ola de venta de activos en pesos.

El resto del endeudamiento contraído fue a dos letras a tasa fija (Ledes) a enero y febrero, que captaron el 28% del total, y a un bono a tasa BADLAR con vencimiento en febrero de 2023 (el 4%) con tasa del 43,41% nominal anual. Las Ledes, pagaron 40,49% y 41,23%, respectivamente.

FMI y programa financiero

El monto colocado el jueves le permitirá a Economía cubrir los $13.113 millones que vencen de acá a la próxima licitación y quedarse con un fondeo extra de $32.290 millones. Sumado al financiamiento neto de la colocación previa, el endeudamiento adicional (por sobre los pagos) de octubre asciende a $64.366 millones, lo que equivale a una tasa de rollover mensual de cerca del 170%. Sin embargo, en la última semana del mes habrá una dura prueba: vencen $262.588 millones, según datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso, que Finanzas ya se prepara para intentar renovar en la subasta pautada para el 27 de octubre.

De esta forma, el fondeo neto acumulado en 2021 trepó a $477.968 millones, lo que equivale a un ratio de rollover del 118%. El programa financiero del Tesoro es uno de los ejes fundamentales de la discusión del nuevo programa con el FMI. Es por eso que el subsecretario de Financiamiento, Ramiro Tosi, quien tiene a cargo del diseño de las colocaciones de deuda, acompañó esta semana a Martín Guzmán (junto a otros funcionarios) en las reuniones técnicas con el organismo durante su visita a Washington.

El Fondo, además de un recorte del déficit fiscal, exige una disminución de la porción del rojo cubierta con emisión monetaria durante la transición al equilibrio y su reemplazo por deuda en pesos. Es algo que comparte Guzmán ya que considera que una mayor impresión de pesos recalentaría aún más las presiones sobre la brecha cambiaria. La discusión, en ambos casos, pasa por la velocidad. Fuentes con conocimiento de las conversaciones mantenidas en Estados Unidos le dijeron a Ámbito que, allí, se discutió en detalle las metas de déficit, cómo se mide el financiamiento y las distintas fuentes de fondeo.

Con todo, fuentes de Economía afirmaron que las recientes conversaciones con el FMI no cambiaron “en nada la política de financiamiento ni las metas presupuestadas”. Y señalaron que la Secretaría de Finanzas tiene un diálogo “permanente y fluido” con el staff del organismo.

En el Presupuesto 2021, Guzmán había pautado cubrir el 60% del déficit con asistencia del Banco Central y 40% con deuda en moneda local. Ese objetivo se cumplió hasta julio, apoyado en la disciplina fiscal de comienzos de año. Pero en agosto y septiembre las dificultades para sostener el ritmo de rollover y la aceleración del gasto incrementaron el peso de la emisión, que actualmente alcanza el 70% del mix de financiamiento. Fuentes oficiales matizan el dato: sostienen que, si se mide la asistencia del BCRA en términos netos (es decir, si se incluye la precancelación de $427.401 millones de adelantos transitorios realizada con los pesos provenientes de la venta de los derechos especiales de giro que envió el Fondo), la ecuación se acerca bastante al 60-40%.

Con la mejora proyectada en el fondeo neto a partir de octubre, los funcionarios esperan apuntalar el programa financiero. Aunque, como contó este diario, ya reconocen que el 60-40% no es una meta rígida. “Nuestro objetivo es estar dentro de los parámetros del Presupuesto. Pero nos permitimos un intervalo de confianza: por ejemplo, 65-35% estaría dentro de los parámetros de desvío”, expresaron fuentes oficiales.

Lelites

Si bien en su debut las Lelites aportaron poco más de $3.500 millones, los funcionarios se entusiasman con que “tengan un dinamismo más relevante a medida que los FCI vayan adecuando cuestiones operativas y contables”. Consideran que tuvieron un primer buen resultado ya que participaron 15 fondos distintos de bancos públicos, privados y administradoras independientes. En relación a las cuestiones técnicas, este viernes la Comisión Nacional de Valores publicará una norma aclaratoria sobre el criterio de contabilización del 40% precancelable: el porcentaje hará referencia a la cantidad de títulos y no a una porción de un único título, una duda que habían planteado algunos FCI en la redacción de la reglamentación original del instrumento.

En Economía consideran que las Lelites ofrecen una “tasa competitiva” respecto de otros activos líquidos, como las cauciones, las cuentas remuneradas y los plazos fijos, que concentran cerca de la mitad del patrimonio de los FCI. Por eso, creen que será un instrumento atractivo tanto para fondos de liquidez inmediata (T+0) como para los T+1, que incluyen los de inversión en renta fija. Algunos analistas del mercado consideran, en cambio, que Finanzas necesitará ofrecer mayores rendimientos para atraer más flujo.

Dejá tu comentario