Ómicron, la criptomoneda con el mismo nombre de la nueva variante de coronavirus subió más del 900%

Finanzas

Según los índices, el precio de ómicron saltó de unos u$s50 dólares a casi u$s380 dólares en cuestión de un día. A pesar de esta subida tan notable, no se encuentran datos disponibles sobre la capitalización bursátil de la cripto.

En el mundo de las criptomonedas ocurrió una situación llamativa. En la última semana, la cripto llamada "Omicron" que, por coincidencia es el nombre de la nueva variante de coronavirus subió más de un 900% en la última semana y no para de crecer. Ayer subió casi un 25% y hoy se dispara un 27%.

El token se autodefine como un “protocolo de moneda descentralizado” (DAO, por sus siglas en inglés) construido sobre Arbitrum, la solución de Capa 2 más utilizada de Ethereum en la actualidad, según Bloomberg. Luis Gonzali, codirector de inversiones en Franklin Templeton Investments en México, consideró como poco racional el alza de OMIC por ser homónima de la variante, en una publicación en la red social Twitter.

Embed

Según los índices, el precio de ómicron saltó de unos u$S50 dólares a casi u$s380 dólares en cuestión de un día. A pesar de esta subida tan notable, ninguna de las plataformas que proporcionan información relacionada con el rendimiento de la mayoría de las criptomonedas disponibles cuenta con datos acerca de la capitalización bursátil de ómicron.

El mercado de criptomonedas, en general, es muy inestable pero en las últimas semanas más. Incluso las divisas con una alta capitalización bursátil caen y crecen en decenas de porcentajes de manera inesperada. En cuanto a las monedas con una capitalización bastante baja, como es el caso, son capaces de subir drásticamente, aunque después se derrumben nuevamente.

Sin duda es muy pronto todavía para cantar victoria, pero nos encontramos en un momento de mercado de lo más interesante. Para los inversores, si hay un momento para lanzarse a la piscina en el Bitcoin es justo ahora, en plena zona de soporte.

Un canal alcista es un patrón que se caracteriza porque el precio se desplaza dentro de dos rectas paralelas y que tienen pendiente positiva. La parte superior del canal se denomina zona de resistencia y la parte inferior zona de soporte. Y la condición que ha de cumplir este patrón para que sea válido es la de tener al menos dos puntos de apoyo en la base del canal y tres en la parte alta (resistencia), o bien tres en la zona de soporte (la base del canal) y dos en su parte alta. De manera que hemos de tener siempre, como mínimo, cinco puntos de tangencia en el canal.

La operativa cuando el precio está dentro del canal se limitará a abrir largos (posiciones alcistas) en la base del canal y cerrarlos en la parte alta del canal (resistencia). Y eso es lo que tenemos en el futuro del bitcoin en este momento, un impecable apoyo por parte del precio en la base del canal alcista al que parece estar dando forma desde los mínimos de julio. Coincidiendo, además, con los máximos de septiembre. Las lecturas de sobreventa diarias extremas alcanzadas también apuntan en este escenario, el del inicio de (en el peor de los casos) un rebote de cierta intensidad.

Dejá tu comentario