Germán Martínez, sobre el proyecto opositor: "Van a lastimar a miles y miles de inquilinos"

El jefe del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos criticó el dictamen unificado de la oposición y señaló que la salida es "ampliando incentivos" y no "quitando derechos a las y los inquilinos".

El jefe del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos, Germán Martínez, cuestionó este jueves a la oposición por su postura en torno de la reforma de la ley de Alquileres, y advirtió que, si avanzan con el dictamen que impulsan, "van a lastimar a miles y miles de inquilinos de toda la Argentina".

"Así entienden a la política. Como si fueran rounds de una pelea de box. No van a "volver a golpear a los K". Si avanzan, van a lastimar a miles y miles de inquilinos de toda la Argentina", aseveró Martínez a través de su cuenta en la red social Twitter. "La salida es ampliando incentivos. No es quitando derechos a las y los inquilinos", agregó.

De esta manera, el santafesino se refirió a los dos dictámenes sobre la reforma a la ley de Alquileres: uno de mayoría impulsado por el Frente de Todos que propone mantener la actual norma y sumar beneficios fiscales para mejorar la oferta de viviendas, y otro propiciado por la oposición que propone que los plazos de los contratos sean a dos años y el ajuste sea pactado entre las partes.

El dictamen del oficialismo sumó 40 firmas de legisladores, mientras que el de la minoría -impulsado por Juntos por el Cambio, Frente de la Concordia, Interbloque Federal y el Interbloque de Provincias Unidas- recibió el respaldo de 39 diputados. Sin embargo, la situación podría darse vuelta cuando el proyecto llegue al recinto, el próximo 30 de junio.

Allí, la oposición unificada haría uso de la "nueva mayoría" como sucedió durante en debate de la Boleta Única de papel. Ante esta situación, el oficialismo confía en que si la iniciativa de la oposición obtiene la media sanción, no pasará el filtro del Senado donde el Frente de Todos controla una frágil mayoría.

Qué sostiene cada proyecto

El proyecto del Frente de Todos mantiene los principales ejes de la ley votada en 2020, es decir los tres años de contrato y la actualización anual con un índice entre inflación y aumento salarial.

También fija que el aumento que determina la fórmula de actualización de los precios (que combina la variación salarial con la inflación medida por el IPC) será el tope máximo permitido, al tiempo que incluye un capítulo referido a incentivos fiscales para locadores.

A su vez, se estipula la posibilidad de exceptuar del pago del impuesto a los Bienes Personales a esos inmuebles destinados a la locación para vivienda familiar, a menos que superen los 30 millones de pesos.

Asimismo propone que aquellos propietarios de inmuebles usados que sean afectados al alquiler para vivienda durante 12 años puedan inscribirlos en el régimen de incentivos para la construcción, que habilita beneficios fiscales.

En tanto, en el proyecto oposito, el contrato de alquiler será por un plazo mínimo legal de dos años y el valor del alquiler deberá fijarse como único y por mes, sobre el cual podrán realizarse ajustes con la periodicidad que acuerden las partes, entre tres y 12 meses.

Las partes deberán convenir un mecanismo de actualización del precio del alquiler al inicio del contrato, que podrá ser el Índice de Precios al Consumidor (IPC), el Índice de Precios Mayoristas (IPM) o el Índice de Salarios (IS) elaborados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) o una combinación de dichos índices.

Además, habrá incentivos fiscales para los propietarios en monotributo, Bienes Personales e Impuesto a los débitos y créditos bancarios.

Dejá tu comentario