Asalto a ex policía radicado en lujoso country de Moreno

Información General

Tres delincuentes encapuchados y armados asaltaron ayer la casa de un empresario y ex oficial de la Policía Federal en el country San Diego, en las cercanías de la localidad bonaerense de Moreno. A las 10.30, los asaltantes burlaron la celosa guardia del predio, que cuenta con moderna tecnología de vigilancia, y penetraron en un chalet, donde ataron y encerraron a tres mujeres y una niña de un año y medio. Robaron 30 mil dólares, joyas y tres armas y huyeron sin ser detectados por la seguridad privada.

San Diego es uno de los countries más antiguos y tradicionales del conurbano bonaerense; posee un campo de golf donde se juegan importantes torneos y entre sus propietarios hay funcionarios y ex funcionarios nacionales, provinciales y judiciales, deportistas y miembros de la farándula.

La principal hipótesis de los investigadores es que los asaltantes podrían ser personas con acceso al country.

Inclusive el fiscal de la causa,
Horacio Chiminelli, mantuvo demorado por un par de horas como sospechoso a un obrero de la construcción que realizaba refacciones en otras propiedades, aunque luego debió liberarlo por falta de pruebas. El fiscal rápidamente desechó la posibilidad de que se trate de un grupo comando -han cometido diversos hechos espectaculares en las últimas semanas- y, curiosamente, buscó entre las personas de acceso habitual al predio. Después habría dejado trascender que los delincuentes habrían tenido apoyo interno y externo.

También sobre la profesión del asaltado se sembró confusión y los datos de la Policía no coinciden con los de la Justicia
. Fuentes de la Bonaerense informaron al principio que se trataba de un comisario o subcomisario retirado de la Policía Federal, pero allegados a Chiminelli indicaron que se trata de Gabriel Toresán o Torres Sans, actual empresario de la construcción que tuvo un breve paso por la fuerza de seguridad.

•Amenazas

Fuentes judiciales indicaron que todo comenzó cuando tres delincuentes armados ingresaron en la casa de Toresán/ Torres Sans -quien no estaba en el momento del hecho-, por una ventana abierta que comunicaba a una sala de recepción. Los ladrones, encapuchados y vestidos con overoles típicos de los trabajadores de la construcción, amenazaron con armas a la esposa del empresario policía -Martha Sánchez, de 40 años-, a su hija de sólo un año y medio, y a las dos empleadas domésticas: una mucama y una cocinera. Las tres mujeres y la niña fueron reducidas, atadas y encerradas en una de las habitacionesde la casa, mientras los delincuentes revolvieron todos los ambientes en búsqueda de objetos de valor durante 40 minutos.

«Si bien no lastimaron a nadie, actuaron con mucha violencia verbal y amenazaron de muerte a todas las mujeres»,
dijo un allegado de la investigación judicial. Inclusive, las víctimas del robo le contaron a Chiminelli que los asaltantes se burlaban de la posición económica de la familia y de la del resto de los propietarios del country.

•Botín

Lo cierto es que ante la insistencia de los asaltantes por la caja fuerte, la dueña de casa accedió a abrirla y les entregó 20 mil dólares, según fuentes judiciales, o 30 mil, según la Policía. Un jefe policial reveló que el dinero era producto de la venta reciente de un bien no precisado. Los ladrones también robaron todas las joyas y alhajas que encontraron y tres armas del asaltado: dos pistolas -una calibre 9 milímetros y otra de 45- y un revólver Magnum 3.57.

Tras dejar encerradas a las víctimas, los ladrones escaparon con el botín sin ser detectados por la rigurosa vigilancia privada del country.
Esta redobló la vigilancia en los accesos y la revisión que habitualmente se les realiza a las visitas y a los empleados. El asalto a los countries, habitado normalmente por personas de alto poder adquisitivo, es uno de los nuevos objetivos de las bandas que asuelan el conurbano.

Dejá tu comentario