Avanza prohibición total de la prostitución en Capital

Información General

En la Ciudad de Buenos Aires se bajará la edad de imputabilidad a 16 años para castigar contravenciones, lo que suele llamarse «delitos menores», conductas que no llegan a conformar un delito penal. Es casi el único punto consensuado en comisión para el nuevo código de convivencia cuyo tratamiento quedó trabado en torno a cómo regular el ejercicio de la prostitución en las calles.

El bloque mayoritario en la Legislatura porteña, integrado por macristas y aliados, se dividió también por ese tema, mientras la mayoría de la bancada votará por la prohibición total de la actividad callejera. En 2003 se labraron cerca de 50.000 actas por prostitución, pero sólo hubo 18 sentencias.

De acuerdo con el nuevo código contravencional también los piqueteros deberán pedir autorización para manifestarse en la Ciudad de Buenos Aires, si logra la oposición al Gobierno porteño -macristas, peronistas, radicales y centristas- imponer ese artículo en el nuevo código contravencional cuya sanción se haría hoy, pero por esa y otras diferencias se postergó el debate para el jueves próximo.

La propuesta del Gobierno porteño en ese sentido es que los manifestantes den aviso, es decir, que de una u otra manera será contravención realizar una manifestación sin avisar o sin pedir permiso. A esto se opone el bloque kirchnerista que preside
Diego Kravetz, mientras que lo impulsan los 13 aliados de Macri.

El macrismo aún está dividido en algunos puntos, pero se unificó el grupo de aliados (Nogaró) para avanzar con la prohibición total de la prostitución callejera, la inclusión de la figura «vigilancia
injustificada» (acecho) y el pedido de permiso para realizar piquetes.

En la Ciudad está prohibida la «oferta
y demanda de sexo» en la vía pública, pero esta contravención es parte del capítulo que se refiere a la «alteración del orden público».

De esa manera, los jueces no penalizan el deambular de travestis y prostitutas si no provoca escándalo.

• Ambigüedad

Sin embargo, Aníbal Ibarra, en su proyecto de nuevo código contravencional, que no encontró consenso en la Legislatura totalmente, incluye la prohibición de ofertar o demandar servicios sexuales en el capítulo de espacio público.

Para algunos legisladores, la figura queda ambigua con respecto a en qué lugares puede o no realizarse la actividad. El grupo-Nogaró, que es el bloque mayoritario en la Legislatura, aunque integre la bancada total macrista que reúne a 23 diputados -primera minoría-, se unificó para votar por la prohibición total de la prostitución callejera, sobre la base del proyecto de código del radical
Jorge Enríquez.

Del otro grupo del bloque, el macrismo puro,
Helio Rebot, en cambio, considera «la necesidad de encontrar un consenso de más de 31, que no lo hay».

El tema prostitución y obstrucción de la vía pública por manifestaciones está consensuado con «aviso previo» porque consideran que de otra manera -la solicitud de un permiso no se puede cumplir la exigencia. La idea es buscar un acuerdo que como término medio entre las dos posturas sería legalizar las actuales zonas rojas, es decir, permitir que la actividad continúe en las calles y parques donde ya se instaló.

En el proyecto de
Ibarra es, en realidad, una suerte de zona roja ya que prohíbe el deambular de prostitutas y travestis cerca de viviendas, escuelas o templos, lo que se interpreta como la posibilidad de restringir la actividad a espacios verdes o desolados.

Dejá tu comentario