15 de enero 2018 - 15:59

El lado oscuro de Silicon Valley: machismo, drogas y orgías

alcohol.jpg
Un fragmento del libro "Brotopia, Breaking Up the Boys' Club of Silicon Valley", publicado por la revista Vanity Fair, revela los comportamientos más oscuros en la meca de la tecnología.

"Más o menos una noche por mes, un viernes o un sábado, los technoratis se reúnen en una fiesta recargada de drogas y sexo. A veces el lugar elegido es una mansión épica en el barrio de Pacific Heights, en San Francisco; a veces es una casa espléndida al pie de las colinas en Atherton o Hillsborough", describe la periodista Emily Chang.

La revista cuenta: "A través de decenas de entrevistas con personalidades y trabajadores del valle tecnológico, (Chang) ha desvelado el universo de orgías y drogas que reina en la meca del emprendimiento, fiestas privadas en las que casi todo vale y que, bajo la bandera de la libertad, acaban perjudicando la carrera profesional de las mujeres del sector". El libro será publicado en febrero en EEUU.

"Para las mujeres del sector tech, Silicon Valley no es una tierra de fantasía poblada por unicornios, arcoiris de realidad virtual, piruletas fabricadas con impresoras 3D, donde los millones de dólares crecen en los árboles", reza la descripción del libro. "Es una 'brotopia', donde los hombres tienen todas las cartas y hacen las reglas. Enormemente sobrepasadas en número, las mujeres se enfrentan a lugares de trabajo tóxicos plagados de discriminación y acoso sexual, donde los inversores se reúnen en jacuzzi y hacen networking en sex parties".



Chang cuenta que a estas fiestas, acuden solteros, casados, parejas y también matrimonios abiertos a la poligamia. Suelen ser altos ejecutivos, empresarios y otros nombres top de la industria. En cambio, para las mujeres el único requisito es que sean atractivas.

La relación suele ser de dos mujeres por cada hombre. Y ninguno puede quedar completamente al margen de la acción: al menos debe estar con una persona.

Las fiestas suelen durar toda la noche e incluso retomarse tras el desayuno. Según Chang, además de alcohol los invitados consumen varios tipos de droga, en especial éxtasis.

Otro tema en estas fiestas de drogas y sexo es el rol de la mujer. Si no quieren ser marginadas en la industria no pueden rechazar la invitación. Pero aceptarla tampoco es positivo: "Si participas en estas sex parties, ni pienses en fundar una empresa o lograr que alguien invierta en ti. Se te cierran las puertas (...) Pero si no participas, eres excluida. Estás condenada si vas, y condenada si no lo haces", señala Chang.

La autora del libro sostiene que en buena medida estos comportamientos se explican por "el trauma nerd", es decir, un rechazo que sufrieron durante la adolescencia por el sexo opuesto.

Dejá tu comentario