Las cenizas dejaron de caer en Esquel pero se mantiene el alerta

Información General

Una mejora en la situación climática dio un respiro transitorio a los habitantes de Esquel y otras localidades cercanas, que recibieron el viernes una lluvia de cenizas por la erupción del volcán chileno Chaitén, mientras que arribó a la zona la secretaria de Medio Ambiente, Romina Piccolotti, para coordinar tareas de emergencia.

El intendente local, Roberto Williams, informó que pese a que la población se encuentra "en calma e informada", hubo varias consultas en los hospitales locales por inconvenientes respiratorios, aunque ninguno de gravedad.

Si bien dejó de caer ceniza y los pobladores de Esquel pudieron despejar sus autos y veredas, además de respirar con tranquilidad, el alerta continuaba porque el volcán se mantenía activo, mientras que en la localidad de Corcovado seguía la emergencia.

En tanto, para las próximas horas se esperaba el ingreso de un frente frío podía aumentar la intensidad del viento y llevar las cenizas a otras regiones, por lo que Piccolotti mantuvo contactos con representantes de Santa Cruz, Río Negro y Neuquén, para prever la contingencia.

Según indicaron voceros de la Secretaría de Medio Ambiente, Piccolotti llegó a la zona por expreso pedido de la presidenta Cristina de Kirchner, para coordinar tareas junto a equipos de la Secretaría de Desarrollo Humano y el Ministerio de Salud, en una serie de medidas preventivas, si bien se aclaró que por el momento no hay contaminación peligrosa para las personas.

La dependencia a cargo de Piccolotti, además, envió al lugar un equipo de contingencia climática que hará mediciones constantes en el aire y el suelo.

El intendente Williams consideró que la llegada de Piccolotti es "un apoyo importante" junto con el brindado por el propio gobernador chubutense Mario Das Neves.

El jefe comunal señaló que se mantienen las recomendaciones a la población para transitar con vehícuos con mucho cuidado por la escasa visibilidad y la utilización de barbijos para las personas que deben permanecer al aire libre.

"Esta situación genera grandes inconvenientes", reconoció el jefe comunal, que habló de terremotos de hasta 5 grados en la escala Richter tras la primera explosión del Chaitén.

En declaraciones radiales, Williams se encargó de aclarar que las cenizas que cubrieron esa localidad "no son tóxicas", aunque los afectados sí pueden sufrir problemas respiratorio por las particulas que circulan en el aire, similar a lo que ocurrió en Buenos Aires y alrededores con el humo.

"Eso está bien claro", remarcó sobre la situación, que fue evaluada por expertos provenientes de la Universidad Nacional del Comahue.

El jefe comunal reveló que "la mayor preocupación" es la de asistir a las poblaciones más complicadas, que dependen de la captación de agua superficial para el consumo.

Aunque desde anoche no se producen nuevas precipitaciones de cenizas sobre la ciudad de Esquel, Williams advirtió que "si rotan los vientos" puede pasar a ser "muy peligroso".

"La nube de ceniza se levantó a 13.000 metros de altura", explicó el intendente de Esquel al graficar la inmensidad del problema.

Dejá tu comentario