Megafestival solidario en Buenos Aires por los niños

Información General

Más de 100 mil personas asistieron al concierto benéfico que la Fundación Alas organizó en Costanera Sur, en apoyo a los niños pobres de América Latina y que tuvo como protagonistas a Gustavo Cerati, Fito Páez, Shakira y Alejandro Sanz.

El encuentro musical tuvo puntos artísticos altos como el set compartido entre Fito Páez y Gustavo Cerati y la participación del ex Soda, Mercedes Sosa y Pedro Aznar, en el concierto de Shakira.

Cerca del mediodía, el público adolescente, incluyendo a algunos padres que llevaron a sus hijos, fue llegando al predio ubicado detrás de la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors y cerca del Polo Petroquímico de Dock Sud.

Niños y jóvenes se agrupaban frente al vallado y a las diminutas pantallas colocadas en la parte trasera del predio, lo que pareció un despropósito teniendo en cuenta que el multimillonario mexicano Carlos Slim, era uno de los organizadores del evento.

Bien cuidados, con un equipo de seguridad que trabajó arduamente sacando a los chicos que se amuraban contra las vallas para ver a sus músicos preferidos, y con la entrega constante de agua, el público aguantó las casi ocho horas del festival.

En Buenos Aires y para amenizar la espera subieron al escenario las bandas indies argentinas Rosal y No Lo Soporto que debieron superar algunos problemas de sonido que no se repitieron en el evento central.

La apertura estuvo a cargo de los pseudos rockeritos Airbag, que lució a uno de los hermanitos Sardelli dejando la batería y pasando a tocar la guitarra, mientras que Gastón, el cantante y guitarrista parece haber aprendido de un DVD, todos los tics y movimientos de Flash, el guitarrista de Guns n' Roses.

Con un sonido que emula pobremente a los Guns, los Airbag contaron con el fervor del público femenino adolescente y de su club de fans al que se le proveyó pases para el VIP.

Mas tarde, La Portuaria y los Ratones Paranoicos le dieron cierto vuelo artístico al festival hasta la entrada de Pedro Aznar que acertó con su corto set, igual que el de los números de apertura, solo fue de 4 canciones.

Aznar levantó a la gente con "Tu amor" de Tango 4 e hipnotizó a la multitud con una dulce versión del clásico de María Elena Walsh, "La Cigarra", a la que le siguió "Mientes".

Detrás de Aznar, subió la mexicana Paulina Rubio que aunque desafine y pifie notas, es carismática, seductora y tiene un cuerpazo con el que domó al toro, a esa altura de 60 mil personas, para resultar muy aplaudida.

Vestida con un diminuto vestido con centenares de espejitos, la blonda mexicana recorrió el escenario, siempre acompañado de su pie de micrófono dorado, mientras sus fans bailaban y la aplaudían.

Pero el público masculino no se quedó atrás y hasta los guardias de seguridad tomaban fotos de debajo de las piernas de Paulina Rubio, en un toma que en Internet se denomina upskirt, ya que la blonda dejaba mucho para ver.

Luego, Alejandro Lerner, sentadito solo en su piano desgranó algunos de sus clásicos y le cedió el escenario al uruguayo Jorge Drexler, que terminó su set con una canción bien del barrio Sur de Montevideo en la que se lucieron tres bombistas, entre ellos un chico de no más de 10 años.

Pero el mejor momento de la jornada lo entregaron Fito Páez y Gustavo Cerati que compartieron cuatro canciones junto a los Killer Burritos, la banda que acompaña al rosarino desde el 2008.

En este año, Páez tomo la decisión de disolver su banda anterior e incorporarse al grupo de su amigo Coki De Bernardi, los Killer Burritos con los que adoptó un perfil más rockero que lo beneficia notablemente.

Vestidos todos de riguroso traje oscuro, Fito desgranó poderosas versiones de "La ciudad de los pibes sin calma", "Lejos en Berlín" y "Taquicardia", que muestran al rosarino en un momento más que auspicioso.

Con nivel alto, ingresó Gustavo Cerati quien junto a Fito y los Killer Burritos entregaron una versión a dos voces, de "Crímen" del ex líder de Soda a la que le siguió una funkeada "Gente sin swing", del rosarino.

Con Fito y Cerati intercalándose las estrofas para cantarlas, le siguieron "Puente" y "Ciudad de Pobres Corazones" que concluyó con un solo en el que Cerati volvió a demostrar que es uno de los mejores guitarristas locales.

Luego de los chicos de la Chiringuita, la escuelita infantil de percusión de Dani Buira y amigos, el español Alejandro Sanz se apoderó del escenario para entregar uno de los conciertos más esperados de la noche.

El español se tomó media hora para despacharse con hits como "Corazón Partio" y cantar junto a Shakira, "Te lo agradezco, pero no", de su último CD, para robarse una de las ovaciones más grandes de la noche.

Sanz cerró tocando "No es lo mismo" con una niña en el acordeón y Shakira, Paulina Rubio, Drexler, Alejandro Lerner, Pedro Aznar y los portorriqueños de Calle 13 acompañándolo en los coros, mientras miles de papelitos rojos volaban sobre las cabezas.

Además de las canciones y de sus intérpretes no faltó la presencia de Julio Bocca, quien se unió a la causa de la fundación, de darle mayor atención a los chicos pobres de 0 a 6 años, edades en las cuales se desarrolla la inteligencia.

"Somos parte del problema y también la solución" expresó.

El bailarín, aplaudido por todos ni bien pisó el escenario, concluyó "Somos latinoamericanos que en 6 años supimos hacer lo que no supieron hacer en 100".

Para el cierre estelar, Shakira entregó toda su energía y además compartió momentos con Mercedes Sosa para una versión muy apreciada por la gente de "La masa" de Silvio Rodríguez., con acústica y percusión criolla.

Luego de sacudir sus caderas en "my hips don`t lie", la colombiana canto "La Tortura" con Alejandro Sanz y con Cerati, "En la ciudad de la furia", y cerrar así el primer Live Earth latino.

Dejá tu comentario