Quiénes son los 40 cruzados que acompañan a Blumberg

Información General

Con la presentación de formalidades y miembros integrantes ante la Inspección General de Justicia, la semana próxima comenzará a gestarse la Fundación Axel y se concretará oficialmente en los próximos 30 días. Fue proyectada por Juan Carlos Blumberg junto con su equipo de trabajo contra la inseguridad y tendrá como finalidad una constante elaboraciónde propuestas y un estudio exhaustivode la situación del país, que posiblemente exceda los campos legislativo y judicial, al que refirieron los dos petitorios ya entregados por el empresario. La cara visible de la "cruzada" fue hastaahora encarnada por el propio Blumberg. En su mayoría, sus acompañantes, tanto en sus marchas como en encuentros en la Legislatura o en la Corte Suprema, se mantuvieron silenciosos ante el público, aunque sospechados de participar activamente en la ideación de propuestas -algunas ciertamente técnicas-y pasos por seguir. Aquí se presenta ese universo que rodea al padre de Axel Blumberg, el hombre que produjo un cambio que muchos esperaban.

Se trazaron las teorías más controvertidas sobre los cambios políticos que ya generó Juan Carlos Blumberg. El apoyo que obtuvo -superior en cantidad de firmas (4,9 millones) a los votos a favor de Néstor Kirchner en la elección del 27 de abril de 2003-fue hasta aprovechado por algunos grupos -como los piqueterospara poner en tela de juicio el respaldo que este empresario, desconocido para la gran mayoría hasta hace sólo dos meses, logró en el poder.

La pregunta que no encontró aún respuesta es quién está detrás de la figura de Juan Carlos Blumberg. Intriga saber cómo alcanza a cumplir con su trabajo personal, numerosas entrevistas periodísticas, marchas, viajes al exterior y a las provincias, debates sobre inseguridad en la Cámara de Legislación Penal del Congreso, actualizar sus propuestas e ideas, su misma página Web a diario y contestar casi por completo los más de 18 mil emails de agradecimiento y ayuda que le llegaron desde la muerte de su hijo. Sin duda hay algo, que excede a su persona, que lo acompaña y aconseja muy bien.

• La visita

Con la intención de descubrir la identidad del equipo que acompaña a Juan Carlos Blumberg, este diario lo visitó en su domicilio de la localidad bonaerense de Martínez, cuando se encontraban casi todos sus integrantes a punto de iniciar una de las reuniones semanales que se han convertido en rutina desde el 23 de marzo pasado, día del asesinato de Axel. Podía preverse a unas 10-15 personas, profesionales y con conexiones, con quienes el empresario discutiría pasos por seguir en la Legislatura o en la Justicia, o quizás, en la organización de su tercera gran movilización a la Plaza de Mayo.

El primero de los pronósticos falló.
Blumberg abrió personalmente la puerta y en su living había casi 40 asistentes que esperaban la llegada de algunos más. Además, ese día, no se discutieron puntos de ningún petitorio, sino la apertura de la Fundación. Lo que no parecía tan errático fue la cantidad de profesionales y estudiantes, además de lo interdisciplinario: había desde abogados hasta ingenieros, pero ninguno, al parecer, con cargos políticos.

Mientras iba llegando la gente,
Blumberg corría de un lado a otro de su living, acercaba a cada uno de sus invitados una silla y las disponía en círculo. Todos llegaban con carpetas que contenían propuestas, ideas, estadísticas, cartas, firmas.

Quizá en estas reuniones se encuentre la clave del fenómeno país que significa la cruzada de
Blumberg, que empezó por Axel, su hijo, secuestrado y asesinado brutalmente, y continúa hoy, con petitorios para mejorar la seguridad, marchas e ideas.

Con motivo de esta entrevista, en profundo orden,
cada integrante se presentó y comentó qué función cumplía en el grupo. Se indicó, además, que la nueva Fundación Axel los contendría en un lugar más apropiado que la casa de Blumberg, y que se está definiendo.

Con la ayuda del propio
Blumberg, comenzó una ronda de presentaciones, en algún punto, con datos sumamente íntimos. Con suma humildad, fue presentado el coordinador del equipo, Gerardo Ingaramo, un abogado amigo de la familia que participó en especial de la elaboración del segundo petitorio.

En su mayoría, el equipo estaba conformado por padres y compañeros de
Axel, del colegio Goethe Shule. «Nosotros nos juntamos siempre, hasta cuando egresaron nuestros hijos. Se dijo que el grupo de Axel había sido uno de los mejores del colegio.Ya éramos unidos, pero nos potenció esa unión el dolor», explicó Juan Carlos. En el living había familiares y también compañeros del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). Amigos del trabajo y casi completa, la familia de la novia de Axel, Estefanía Garay.

Los padres del Goethe Shule. La mayoría es profesional. Se reparten entre ingenieros, contadores, abogados y médicos. A su colaboración y aportes de propuestas se debe mucho de la elaboración de los petitorios que presentó Juan Carlos al Legislativo y al Judicial.-Entre los padres, se entremezclan amigos íntimos de Blumberg y familiares. Se reparten según disposición horaria las tareas más diversas. La ronda de presentaciones comenzó por Carlos Parada y Marta Giuntini (ambos, familia de Blumberg, trabajan en el recuento de firmas; y Marta, en la atención telefónica en el domicilio de Juan Carlos). Se encontraban a su lado José María Staffa Morris, padre de una compañera de Axel (quien se encarga de llevar la agenda de reuniones y eventos del empresario), Alba Melo y Cepero, madre de uno de los mejores amigos de Axel, y Daniel Travado (compañero de trabajo de Juan Carlos y amigo, ayuda en tareas varias y será uno de los voceros de la Fundación.

También estaban entre los padres del Goethe
Juan Carlos Bockelmann (padre de «el Topo»; su función en la Fundación será relacionada con la comunicación), Guillermo Aníbal García (padre de Gustavo y marido de la odontóloga de Blumberg), Juan Bettinelli (padre de Carla, abogado -«pero buen tipo», se rió Blumberg-, junto con su señora, aportan ideas), Alejandra Canale, Adolfo Goetz, Juan Carlos Parmigiani y Marta Schneidemind. Otros presentes fueron Cornelia Schmidt-Liermann (abogada y ex alumna del Goethe), Carlos Conti (encargado de los chequeos médicos de Blumberg, de la ayuda de la Cruz Roja y el SAME, presentes en ambas marchas del empresario textil) y Silvia, a quien se la identificó como la «pediatra de Axel».

La lista, que parece interminable, continúa con la Dra. Susana Ventura (que junta firmas), el ingeniero Guillermo Kliauga y los amigos Martín Stipelman, Gertrudis Lienemann y Estela Facio Bockelman (aunque el equipo de adultos no termina aquí, no ha sido posible transcribir todos los nombres).

Los más jóvenes. Son los encargados de recibir los mails, la actualización de la página Web, la elaboración de pancartas y el « merchandising», como las remeras con la cara del joven que todos llevaron puestas en las marchas al Congreso y Tribunales. En la reunión del equipo, estaban presentes además Estefanía, su hermano Martín, quien se definió como «amigo y cuñado» de Axel, su hermana María Verónica y su prima María Paula Lemme. También los amigos de Axel Diego Sanguinetti, Sebastián Wheil, Pablo Fontana y compañeros del Goethe Alejandra Viano Canale, Conrado Parmigiani, Tamara Harpe, Germán Bockelman, Agustín Briozzo, Eric Goetz, Marcela Barro, Federico Chayé y Alejandro Bonetti, entre otros.

La familia Garay. Participa activamente de las reuniones. Además de Estefanía y sus hermanos, se encontraban sus padres Liliana y Alejandro. Si bien el padre definió su función dentro del grupo con un «hago tareas varias», se lo vio en repetidas ocasiones en la Cámara de Diputados, cubriendo a Blumberg. Los Garay acompañaron en el escenario a Juan Carlos y su esposa, María Elena. Los tíos de Estefanía, el contador Jorge Mancinelli, Andrea Lemme y su esposo Sergio colaboran intensamente. Los Lemme se encargan en general de los transportes de Juan Carlos, de llevarlo de un lado a otro. El grupo Blumberg, en líneas generales, se organiza desde las tareas más cotidianas, como preparar la comida en su casa, atender el teléfono o recibir correspondencia hasta idear propuestas que hoy están transformando el país.

Juan Carlos Blumberg abraza a uno de los mejores amigos de Axel, Germán Bockelman. A su alrededor, ex compañeros del joven asesinado. En el extremo derecho de la foto, sentado, Alejandro Garay, padre de Estefanía, la novia del hijo de Blumberg.

Dejá tu comentario