Reveló intendente de San Isidro intento de secuestro a su esposa

Información General

Ya no resulta extraño que en un país inseguro como la Argentina, los políticos estén, también, en la mira de los secuestradores. Es el caso del intendente del partido bonaerense de San Isidro, Gustavo Posse. Su mujer figuraba en los planes de una banda que pensaba secuestrarla. La esposa del jefe comunal se prestó como «señuelo» para lograr la captura de los delincuentes, pero la intervención de la fiscal Rita Molina abortó esa idea y, de cierta forma, frustró la investigación que podría haber conducido hasta los secuestradores.

«Gracias a Dios que no pasó nada. Lamento que no hayamos podido hacer más, entre mi persona y la Justicia, para poder llegar a la detención de la banda que estuvo a punto de actuar»
, dijo el intendente. El ministro de Seguridad bonaerense, León Arslanian, negó tener información sobre el intento de secuestro a la esposa de Posse, aunque reconoció que en la zona existen hechos que pueden generar una «preocupación seria».

El jefe comunal explicó que se enteró del plan para secuestrar a su esposa meses atrás a raíz de información que le suministraron testigos de identidad reservada y que fue volcada a la Justicia federal, a la Policía Bonaerense y a la SIDE, por lo que se inició una investigación para frustrar el secuestro e identificar a la banda.

De todos modos, les quitó responsabilidad a la Policía y a la fiscal federal por la postura que adoptó de permitir
el acercamiento de los secuestradores.

Según narró,
una persona le acercó información sobre el día, las personas y los autos que iban a actuar en el secuestro de su esposa y también obtuvo información de un cautivo que iba a ser liberado. Es decir, que se concretaría una especie de «canje». Se iba a liberar a un secuestrado (obviamente, luego de cobrar el rescate) para luego raptar a la mujer de Posse. Una mecánica que ya fue utilizada en el caso de Cristian Ramaro.

Dejá tu comentario