Por caída de actividad, Fundación Favaloro cierra dos centros médicos

Información General

Por temor a contagios la gente dejó de concurrir al sanatorio por otras dolencias. Se cancelaron tratamientos y operaciones. Los ingresos cayeron un 50% contra el año pasado.

La crisis por el coronavirus golpea por todas partes. En algunos casos, en los lugares menos pensados. La caída de la actividad en el sistema privado de salud, como consecuencia de gente que deja de utilizar los servicios médicos, realizar consultas y tratamientos está haciendo estragos en las finanzas de las empresas. En ese marco. La Fundación Favaloro cerrará las sedes Arenales y Pilar y concentrará toda la actividad en el edificio central de la avenida Belgrano.

En el primero de los casos, dejará de funcionar a fin de este mes mientras que el centro ubicado en la zona norte del conurbano lo hará a fin de junio. La medida afecta a unos 50 empleados (25 por establecimiento) que serán reubicados en la casa central. En los casos en que haya personal que no acepte esta propuesta por cuestión de distancia -como los que se desempeñan en Pilar- se negociará la forma de algún acuerdo entre las partes. Esto se debe a que está vigente la prohibición de despidos. A esto se suma el impacto que tendrá en empleados de empresas que ofrecían trabajo de manera tercerizada.

La situación del Hospital Universitario Fundación Favaloro, como la mayoría de los prestadores del sistema de salud privado, ya era delicada desde mediados de 2018 como consecuencia de las fuertes devaluaciones de ese año. La suba del dólar provocó un incremento de los costos en equipamientos e insumos que no podía ser trasladado a las prepagas y obras sociales. En ese sentido, la Fundación Favaloro tiene como uno de sus principales clientes entidades como IOMA y PAMI que presentan más demoras en los pagos. Durante este tiempo, la situación financiera se fue agravando hasta que la crisis sanitaria por el coronavirus la hizo inviable.

En los últimos dos meses, por temor a los contagios, la gente dejó de concurrir a los médicos y centros de salud. Así se suspendieron tratamientos, consultas y operaciones provocando un serio perjuicio económico. En el caso de la Fundación, esta situación llevó a una baja del 50% de los ingresos en abril. Las consultas de emergencia cayeron 74% respecto del año pasado. Un número similar fue para el caso de las cirugías generales. La ocupación de camas en internación general y áreas críticas disminuyeron el 28% y un 29%.

Según algunos especialistas, el cambio de comportamiento de los pacientes no sólo tiene impacto económico sino en la salud de la gente. En especialidades como la cardiovascular, por no realizar consultas a tiempo, se asegura que hay un retroceso de más de 30 años en las patologías que se presentan cuando llegan de urgencia. La Fundación Favaloro es una institución sin fines de lucro que depende exclusivamente de los ingresos por sus servicios. Las sedes de Arenales y Pilar eran alquiladas y, ante la baja de los ingresos, las autoridades tuvieron que optar por seguir pagando esas locaciones o mantener las fuentes de trabajo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario