Fiscal instala el móvil económico en el crimen

Judiciales

Un mensaje anónimo recibido durante la etapa de investigación por la Fiscalía de San Isidro fue el disparador que vinculó el crimen de María Marta García Belsunce con el cartel de Juárez y su viudo Carlos Carrascosa. En la segunda jornada de audiencias del juicio por la muerte de María Marta se leyó el escrito en cuestión que se presentó como prueba, y que vincula el asesinato de la socióloga con el lavado de dinero proveniente del narcotráfico por parte del cartel de Juárez (México). Los negocios financieros que relacionaban a Carlos Carrascosa -único acusado de la causa- y al resto del entorno de María Marta, con los hermanos Rohm ( investigados por una causa por lavado de dinero) y también importantes empresarios sospechados por operaciones ilícitas, serían el principal «móvil que se debería investigar», según el escrito leído ayer en el Tribunal.

«Carlos Carrascosa estaba relacionado con los (hermanos) Rohm en el lavado de dinero del cartel (de Juárez)», señala el escrito leído en la audiencia. En el mismo anónimo se recomienda investigar «si sicarios mexicanos que viajaron a matar a (el contador marplatense Angel) Salvia son los mismos que mataron a María Marta».

Luego le llegó el turno a una pieza pericial que el fiscal Diego Molina Pico planteó como la causa principal del crimen. La hipótesis considera que la noche del asesinato se produjo una discusión por cuestiones financieras relacionadas al dinero ilegítimo vinculado con la venta de drogas, se mencionó una disputa de índole económica como móvil del crimen y, más precisamente, se hizo referencia a un problema dinero que el cartel de Juárez habría tenido con Carrascosa.

En el momento del planteo en el recinto del tema cartel de Juárez muchos periodistas, el público y el mismo Carrascosa salieron del tedio que genera la lectura de las piezas procesales, y comenzaron a interesarse al escuchar datos económicos de los imputados, además varios nombres y sus relaciones entre sí.

Guillermo Bártoli, Sergio Biniello, Miguel Taylor, Carlos Carrascosa, González Moreno, Fernández Ocampo, fueron los nombres destacados en la presentación de los datos económicos, las acciones que poseían y los negocios que integraban.

Tanto es así, que mediante un informe del Departamento de Investigaciones Patrimoniales y Narcotráfico de la Policía Federal, también leído ayer, el titular de la entidad le pidió al fiscal que se busquen los motivos del crimen entre los datos financieros, económicos, y en las actividades laborales del entorno de María Marta. Luego de finalizada la lectura del escrito un silencio sepulcral invadió la sala, abrumada por tanta información.

El acusado, Carrascosa, estaba vestido igual que en la primera jornada: blazer azul, pantalón celeste y camisa color lavanda sin corbata. Se mostró más relajado en sus movimientos y no estuvo tan rígido como en la jornada anterior al escuchar las lecturas por parte del secretario.

Cuando comenzaron a leer los nombres de las empresas en las que era accionista cada imputado y el mismo acusado, Carrascosa soltó un gran suspiro y miró al techo, transmitiendo su fastidio y resignación. A partir de ese momento mantuvo diálogos con sus abogados, quienes le respondían como si estuvieran dando explicaciones. La intranquilidad no se podía ocultar. Información muy precisa se estaba haciendo pública.

Entre las curiosidades, llamó la atención la lectura de un informe que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) le envió al fiscal Molina Pico. Consistía en un detalle meteorológico del mismo día en que se cometió el homicidio, en la zona de Pilar.

  • Coartada

    Durante su declaración, Carrascosa dijo que ese día, cuando María Marta estaba «peleando» con sus homicidas, él se hallaba viendo un partido de fútbol en la casa de su concuñado Guillermo Bártoli, en el country Carmel de Pilar.

    Sin embargo, el informe meteorológico señaló que ese día (el 27 de octubre de 2002) hubo una tormenta y lluvias en ese horario, por lo que los fiscales estiman que el servicio de televisión satelital debió sufrir una interrupción en la transmisión de los partidos que supuestamente dice que estaban viendo.

    Al momento de la lectura de los antecedentes de los imputados no se leyó información destacable.

    Sin embargo, cuando le tocó el turno a Nora «Pichi» Taylor la fiscalía pidió que se obvie la lectura, a lo cual reaccionó el abogado de la defensa (Alberto Cafetzoglus) solicitando que la fiscalía aclarase si se estaba desistiendo de esa prueba.

    Rápidamente se respondió que ésta es sólo una etapa de lectura, esas decisiones se podrán tomar después.

    De la lectura posterior sobresalió el dato del detalle de un robo de palos de golf que tenía como protagonista a Nicolás Pachelo Ryan, un vecino del Carmel. Por causa de ese hecho, Pachelo había sido procesado.
  • Dejá tu comentario