Yoga: la pandemia obligó a todos a repensar y rever los procesos de aprendizaje

lifestyle2

El deporte se instaló en el living casa o en las terrazas. Y el yoga tiene una ventaja, se puede practicar en espacios reducidos, lo único que se necesita es el mat.

Como ya es sabido, la pandemia por Covid-19, que afectó al mundo desde el 2020, hizo que todas las rutinas se adaptaran. Todo paso al espacio del hogar, el trabajo, el cuidado de los hijos, las clases y un sinfín de actividades.

Y el yoga y prácticas similares no fueron la excepción. Muchos se vieron obligados a adoptar la nueva modalidad online, tanto practicantes como profesores. No se quedaron de brazos cruzados y utilizaron todas las herramientas digitales disponibles. Pero una realidad marcó el rumbo y es que no hay vuelta atrás. Muchas personas, al estar confinadas, se pudieron organizar y comenzaron a cuidarse más, eligiendo una alimentación saludable acompañado por una actividad física.

El deporte se instaló en el living casa o en las terrazas. Y el yoga tiene una ventaja, se puede practicar en espacios reducidos, lo único que se necesita es el mat. Además se puede practicar en cualquier momento del día. Por la mañana para cargarse de energía positiva. Por la tarde para recargar pilas o por la noche para liberar tensiones.

Pero hay otra realidad, quien da clases de estas disciplinas, les fue dificultoso hacerlo sentados frente a una pantalla y tener que corregir a través de los cuadritos del zoom. Además, muchos alumnos no cuentan con tener el ambiente óptimo para centrarse en la práctica y desconectar. A veces en medio de la clase les tocan el timbre, se les sube el perro o viene el hijo con hambre.

Yoga practica.jpg

“La pandemia para la Escuela fue un desafío. Cuando comenzó la pandemia cerramos dos sedes y lógicamente nos asustamos. Decidimos no quedarnos en el miedo y comenzamos a dar clases gratis para que nuestros alumnos puedan seguir practicando. Fueron varios meses en ese modo. Nos pusimos a trabajar en medio de la pandemia y con mil dificultades para desarrollar contenidos online. Videos, manuales, el aula virtual, todo estaba en producción al mismo tiempo y comenzó a florecer de a poco”, comenta Nora Maas.

Yoga y post pandemia

Ya estamos atravesando la post pandemia, volviendo lentamente a una nueva normalidad con la apertura de todas o casi todas las actividades. Pero algo cambió. Muchos adoptaron la modalidad online y prefieren tomar clases en algún espacio de su casa. Además, esta modalidad, agraciada por las plataformas digitales, permitió que profesores tengan alumnos de varias partes del país y del mundo, se generó vínculos con ellos como si estuvieran en presencial.

De esta manera, las clases virtuales son una nueva fuente de ingresos para aquellos, que al inicio, se vieron obligados a cerrar sus puertas y se pudieron re inventar. Pudieron mantener a sus alumnos y adquirir otros. Llegados a este punto, podemos afirmar que las clases virtuales siguen siendo un éxito.

“Nosotros ya veníamos trabajando de forma online desde el 2018, entonces porque más que la pandemia termine mañana, ya estamos transformados y podemos ofrecer la modalidad mixta, presencial y online” afirma Nora Maas.

Es seguro que las nuevas modalidades para practicar actividades cambiaron y se adaptaron totalmente para poder continuar. Y en la actualidad lograron ofrecer diferentes formatos y propuestas que se ajustan a los requerimientos de todas las personas.

Temas

Dejá tu comentario