A 81 días de la elección, pelea política sin tregua en EE.UU.: ¿naufraga el plan de estímulo?

Mundo

La oposición propone que el nuevo paquete alcance a 3 billones de dólares, pero el oficialismo pide un 1 billón para no desequilibrar más el presupuesto. Rezagado, Trump necesita un rebote urgente

Washington - Las negociaciones en Estados Unidos sobre un nuevo plan de reactivación económica se estancaron ayer y el gobierno de Donald Trump acusó a la oposición demócrata de evitar un acuerdo que podría favorecerlo cuando faltan solo 81 días para las elecciones del 3 de noviembre.

“Los demócratas están orientados a la política. Tal vez piensen que cualquier acuerdo sería bueno para el presidente y por eso no lo quieren”, denunció Steven Mnuchin, el secretario del Tesoro, en Fox Business.

Hasta ahora se acordaron planes de ayuda para escuelas, guarderías, pequeñas y medianas empresas, así como para vacunas, hospitales y comunidades locales. Pero las discusiones tropiezan en particular con el monto total de la nueva asistencia: los demócratas lo quieren subir a 3 billones de dólares mientras que los republicanos quieren limitarlo a 1 billón. Los opositores habían propuesto una suma de consenso de 2 billones, rechazada por la Casa Blanca por consideraciones fiscales, dado que el estímulo ya volcado a la economía representa 14% del PBI y el nuevo paquete totalizaría casi 10 puntos más.

Para Mnuchin, “el problema es la forma en que los demócratas ven” el monto de la propuesta republicana, “miran los próximos dos años y proyectan pérdidas. No creen que la economía se vaya a abrir, nosotros no pensamos eso”.

“Decimos: ‘gastemos un poco más de 1 billón de dólares, lo que va a tener un impacto enorme en la economía ahora’. Y si tenemos que hacer más, volveremos” a negociar, agregó. Otro punto importante de controversia es el monto de la asistencia adicional del Gobierno federal para los desempleados, que finalizó el 31 de julio.

Hasta entonces habían estado recibiendo 600 dólares por semana desde abril. Los republicanos proponen recortarlo a 200, la Casa Blanca plantea 400 para destrabar la puja y los demócratas se han plantado en los 600 originales.

“Trump y los republicanos del Senado dicen que un recorte de impuestos para los inversores ricos ayudará a combatir la crisis económica, pero creen que 600 dólares por semana es demasiado para 30 millones de estadounidenses desempleados. Simplemente no comprenden la magnitud de los problemas”, reaccionó en Twitter Chuck Schumer, el líder de la minoría demócrata en el Senado.

La puja expresa las dos visiones tradicionales sobre la economía: la demócrata, inclinada a reforzar la demanda y, con esto el crecimiento de la economía, y la republicana, favorable a estimular la producción a través de facilidades impositivas para las empresas y los ciudadanos con capacidad de ahorro. El problema es que los plazos se acortan hacia las elecciones del 3 de noviembre, en las que Trump buscará la reelección en desventaja, de acuerdo con todas las encuestas, debido a la recesión imperante. Ante la falta de acuerdo con la oposición, Trump firmó cuatro decretos el sábado, que sin embargo pueden ser impugnados en los tribunales.

Dejá tu comentario