El gobierno de Alemania busca derogar una ley antiaborto del nazismo

Mundo

Presentó un proyecto para dejar sin efecto una norma de 1933 que prohíbe a los médicos informar sobre la interrupción del embarazo.

El Ministerio de Justicia de Alemania presentó el lunes un proyecto para eliminar una ley aún vigente de la era nazi que prohíbe a los médicos proporcionar información sobre el aborto.

Los médicos en Alemania pueden decir que ofrecen la interrupción del embarazo, pero no están autorizados a proporcionar más información sobre dichos procedimientos.

Los críticos han dicho que la ley, conocida como la 219a, dificulta demasiado que las mujeres accedan a la información sobre qué procedimientos están disponibles y quién los proporciona.

El ministro de Justicia, Marco Buschmann, dijo que deshacerse de la ley, introducida en 1933, facilitaría que las mujeres que buscan más información en línea consulten fuentes calificadas.

"Los médicos también deberían poder informar al público sobre el aborto sin correr el riesgo de un proceso penal", agregó.

Desde una reforma legal en 2019, clínicas y consultorios médicos tienen derecho a informar de que realizan abortos, algo que hasta entonces estaba también prohibido, pero no pueden explicar en su web qué procedimientos utilizan o cuáles son los riesgos asociados a cada uno de ellos.

Esta situación es "insostenible", afirmó este lunes Buschmann durante una rueda de prensa para presentar el borrador, en la que argumentó que "no puede ser que cualquiera pueda publicar información sobre el aborto salvo quienes están más cualificados para hacerlo".

La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel, así como las Iglesias evangélica y católica, se oponen al levantamiento de la prohibición, pues según afirman no hay déficit de información y la medida contribuye a proteger el derecho a la vida del feto, informó la agencia EFE.

Técnicamente, el aborto es completamente ilegal en Alemania. Sin embargo, está permitido bajo ciertas circunstancias y el procedimiento debe realizarse dentro de las 12 semanas posteriores a la concepción.

Varias facultativas han sido condenadas en los últimos años al pago de multas en base a la ley nazi, y las organizaciones feministas denuncian que el movimiento antiabortista lo instrumentaliza para intimidar a las clínicas que ofrecen el procedimiento.

Dejá tu comentario