Amplía Israel la invasión y ahora se combate a 20 metros de Arafat

Mundo

Dos nuevos atentados suicidas fundamentalistas, que dejaron 17 muertos y decenas de heridos, profundizaron ayer la crisis entre Israel y la Autoridad Palestina. En respuesta a la impactante ola de terror del fin de semana, el gobierno de Ariel Sharon ordenó invadir nuevas ciudades en Cisjordania y reforzar el cerco en torno de Yasser Arafat, quien resiste en su oficina de Ramallah. Allí, informes independientes hablaban anoche de dramáticos enfrentamientos a sólo 20 metros del líder palestino, quien se ha juramentado morir como un mártir de la causa de su pueblo. Por primera vez en dos décadas, Israel convoca a reservistas.

Jerusalén (EFE, Reuters, AFP, DPA) - El gabinete de Seguridad israelí decidió ayer extender las operaciones del ejército a casi todas las ciudades de Cisjordania y Gaza y reforzar el aislamiento de Yasser Arafat en Ramallah, en momentos en que el gobierno de Ariel Sharon movilizó a unos 20.000 reservistas, la mayor convocatoria en 20 años.

Según dijeron fuentes palestinas, las tropas israelíes se encuentran a unos 15 o 20 metros de la habitación donde está Arafat, y esporádicamente se registran disparos en el interior del edificio. Además, cerca de 60 tanques israelíes entraron anoche en las localidades palestinas de Kalkiliya y Tulkarem, norte de Cisjordania, se supo de fuentes de seguridad palestinas.

En tanto, una posición israelí del sector oeste de la frontera israelo-libanesa fue blanco anoche de disparos de armas ligeras procedentes de Líbano Sur, que no causaron heridos, anunció la radio pública israelí.

El presidente de la Autoridad Palestina (AP) permanece con su guardia personal y con su asesor más próximo,
Nabil Abu Rudaina, en la segunda planta del edificio y con una pequeña metralleta en la mano, agregaron las fuentes. Arafat no tiene intención de entregarse y prefiere luchar hasta el final y morir «como un mártir», según dijo (ver aparte). Las tropas lograron acceder al edificio de la Múkata a través de un boquete realizado en un edificio contiguo al que está Arafat confinado desde el último jueves, en que comenzó la invasión de Ramallah.

Fuentes palestinas dieron a conocer que unos treinta miembros de sus fuerzas de seguridad fueron muertos por el ejército israelí en Ramallah, en una acción que el jefe de la policía preventiva de Cisjordania denunció como un «asesinato colectivo».
Si bien la información no pudo ser confirmada por fuentes independientes, durante todo el día se desarrollaron enfrentamientos en las cercanías del búnker de Arafat.

En tanto, un periodista estadounidense del diario «The Boston Globe» resultó herido en Ramallah, informó el canal de televisión qatarí por satélite «Al Jazeera». Aún no se pudo establecer quién perpetró los disparos, pero al momento del tiroteo no se había registrado ninguna confrontación en el área.

Las llamadas internacionales realizadas por el negociador palestino
Saeb Erekat -según dijo-«por ahora no han servido de nada». «No entiendo el silencio de Europa. Arafat corre el riesgo de ser asesinado», subrayó Erekat poco después de que el ministro de Seguridad Interna israelí, Uzi Landau, dijera que «ahora es vital derrocar a Arafat».

Poco después, el portavoz del alto representante para la Política Exterior y de Seguridad de la UE,
Javier Solana dijo que la Unión Europea organizó una reunión para hoy con los emisarios de los Quince, Estados Unidos, Rusia y la ONU en Medio Oriente, para analizar la escalada de violencia en la región. Por su parte, el presidente francés, Jacques Chirac, consideró que sería un «grave error» poner en peligro la capacidad «física» de Arafat, para negociar.

En una reunión celebrada por la tarde, los miembros del gabinete para asuntos de seguridad, que preside Sharon, aprobaron la ampliación de todas las operaciones del ejército en los territorios autónomos palestinos, así como la aplicación de un «completo» aislamiento del líder palestino. Tropas y blindados israelíes se desplazaron hacia varias ciudades de Cisjordania y Gaza para estrechar el cerco y preparar una eventual invasión.

Desde el último viernes, reservistas de unidades de combate del ejército, la marina y la Fuerza Aérea comenzaron a concentrarse en diferentes puntos de Israel para ser trasladados en autobuses a Cisjordania. Públicamente, se desconoce la cantidad exacta de efectivos del ejército israelí, pero el Centro Jaffee para Estudios Estratégicos de Tel Aviv y el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos con sede en Londres (IISS), estiman que asciende a 186.500. En lo referido a tropas activas y que la cantidad de reservistas se ubica entre 400.000 y 445.000.

Poco después de la reunión de gabinete, el ministro de Relaciones Exteriores,
Shimon Peres, afirmó que la operación que está llevando a cabo el ejército en Cisjordania estaba destinada a defender la existencia de Israel. «Estamos librando una batalla por nuestra existencia y por la supervivencia de nuestro pueblo», señaló Peres durante una conferencia de prensa en Jerusalén.

«Durante estos últimos meses, murieron 120 israelíes, incluidos niños inocentes, mujeres y ancianos», añadió. «La mayoría de los ataques fue efectuado por kamikazes, entre ellos una muchacha de 16 años que todavía no había disfrutado de la vida», dijo en referencia a la joven palestina que se mató el viernes en un atentado suicida. «Esto va en contra de todas las culturas, de todas las civilizaciones y de todas las religiones. Es una barbaridad sacrificar su vida para satisfacer una ambición política», añadió. Sharon destacó en la reunión que, a partir de ahora, Arafat no podrá entrevistarse más con periodistas extranjeros y pacifistas, a fin de reforzar su aislamiento. Durante la jornada el líder palestino recibió en su oficina a unos cuarenta pacifistas de Italia, Francia y Suiza, liderados por el militante antiglobalización francés
José Bove, a los que pidió la intervención de la comunidad internacional para proteger a los palestinos. Cerca de una decena de personas fueron detenidas por el ejército israelí, mientras que Bove y las restantes permanecen junto al cuartel del líder palestino.

Dejá tu comentario