Bielorrusia: arrestan a sospechosos por conexión con atentado

Mundo

Las autoridades de Bielorrusia detuvieron hoy a varios sospechosos en relación con el atentado con bomba perpetrado el lunes en el metro de Minsk, la capital de la ex república soviética. El vicefiscal general Andrei Shved informó de los arrestos sin dar más detalles y dijo que no se trató de un ataque suicida, sino que el explosivo fue accionado a distancia.

El atentado en la estación central del metro Oktiabrskaya causó al menos 12 muertos y 150 heridos. El gobierno prometió a las familias de las víctimas una compensación de unos 6.900 euros (casi 10.000 dólares).

Según Shved, el objetivo del ataque fue desestabilizar el país que hizo las declaraciones al recorrer la zona de la explosión, según la agencia local Belapan. La policía estaba buscando a cuatro sospechosos.

De las 126 personas que siguen en el hospital, 22 están graves, según el ministro de Salud, Vasiliy Zharko. También hay ciudadanos rusos entre las víctimas.

La fiscalía catalogó el caso como atentado terrorista y hasta el momento Bielorrusia no era considerado un posible objetivo en este sentido. El presidente Alexander Lukashenko ordenó al servicio secreto KGB que "ponga el país patas arriba" para dar con los autores del atentado.

Los analistas de la situación política en Bielorrusia creen que Lukashenko, apodado el "último dictador de Europa", podría utilizar el atentado terrorista como pretexto para incrementar aún más la represión interna. En este contexto, algunos opositores incluso
expresaron la sospecha de que el propio régimen estuvo implicado en el atentado.

La bomba fue accionada por control remoto, según el ministro Kuleshov. El explosivo, que contenía piezas metálicas para causar más daño y entre cinco y siete kilos de explosivos, fue colocado el lunes bajo un asiento del andén de la central estación de Oktiabrskaya.

Cerca del lugar se encuentra también la residencia de Lukashenko. Hasta el momento se ha conseguido identificar a nueve víctimas
.
El presidente afirmó que existe posiblemente un vínculo con una bomba colocada el Día de la Independencia en Minsk en julio de 2008, cuando hubo 50 heridos. El KGB detuvo entonces a cuatro presuntos miembros de la organización clandestina nacionalista Legión Blanca bajo sospecha de terrorismo, pero el caso nunca se aclaró.

Dejá tu comentario