Bolivia: el MAS canceló la sesión del parlamento y dio aire a una posible negociación

Mundo

La tregua sería breve. Aliados de la presidenta de facto Áñez presionan por una convocatoria a las urnas por decreto.

La Paz - La Asamblea Legislativa de Bolivia, donde diputados y senadores leales al depuesto Evo Morales tienen mayoría, suspendió la sesión que había previsto para ayer, destinada a tratar el llamado a nuevas elecciones y la renuncia de aquel para evitar una escalada de la represión y mantener vigente la posibilidad de una transición negociada con el Gobierno de facto. Sin embargo, quedó latente la posibilidad de que el Senado sesione hoy, lo que da cuenta de la precariedad de todos los contactos.

“La decimotercera sesión ordinaria de la Asamblea será suspendida a efectos de crear y contribuir a la generación de un ambiente propicio para el diálogo y la consiguiente pacificación del país”, señaló un comunicado de la presidencia de la Asamblea Legislativa.

La expectativa inicial era que, si sesionaba ayer, esta rechazara la renuncia de Morales y profundizara el caos con la convivencia de dos presidentes. Tras la partida de Morales, forzada por una ola de manifestaciones violentas y un pronunciamiento militar, la senadora Jeanine Áñez juró como presidenta interina en una sesión legislativa sin quorum debido a la ausencia de los legisladores del Movimiento Al Socialismo (MAS).

La decisión de la izquierda se conoció en momentos en que Áñez sufre la presión de sus propios aliados, que le exigen que convoque a elecciones generales a la brevedad posible, incluso a través de un decreto.

Mientras, el poderoso líder regional de Santa Cruz y pieza clave del golpe, Luis Fernando Camacho, fijó un plazo hasta el jueves para que la Asamblea elija a los miembros del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

“Exigimos elecciones hasta el 19 de enero de 2020, con la incorporación de nuevos actores y un Tribunal Electoral transparente y sobre todo imparcial”, escribió Camacho en Twitter.

Todos los cargos del TSE quedaron vacantes desde la detención de sus autoridades, y tras conocerse una auditoría de la OEA hace más de una semana que encontró irregularidades en el recuento de sufragios en los comicios del 20 de octubre que habían dado la reelección a Morales frente al expresidente Carlos Mesa.

Asimismo, Mesa y el también exmandatario Jorge Quiroga urgieron por separado a Áñez llamar a elecciones generales a la brevedad, incluso por decreto presidencial, si la mayoría masista de la Asamblea obstruye una salida.

En este marco conflictivo, la Iglesia Católica mantiene un espacio de diálogo con oficialistas y opositores para acordar la elección de autoridades electorales y la convocatoria a nuevos comicios.

Un vocero eclesiástico dijo que una reunión multipartidaria había logrado avances el lunes. “Creo que hay voluntad para avanzar, creo que hay acuerdos que se están plasmando”, declaró monseñor Eugenio Scarpellini, miembro de la Conferencia Episcopal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario