26 de enero 2005 - 00:00

Bush quiere u$s 80 mil millones más para gasto en Irak

Entonces, zona de restricción aérea; ahora, zona de restricción del voto, compara el humorista Bob Englehart, del periódico The Hartford Courant, la situación iraquí tras la primera y la segunda Guerra del Golfo.
"Entonces, zona de restricción aérea; ahora, zona de restricción del voto", compara el humorista Bob Englehart, del periódico "The Hartford Courant", la situación iraquí tras la primera y la segunda Guerra del Golfo.
Washington (AFP, Reuters, EFE) - El presidente George W. Bush solicitó ayer al Congreso un aumento de 80.000 millones de dólares de los fondos destinados a la guerra en Irak y en Afganistán, informó la Casa Blanca, lo que eleva los costos por esos conflictos a 300.000 millones de dólares. Estas cifras representan un dato significativo en lo político, pero también en lo económico, dado que ayer el gobierno norteamericano admitió que el déficit fiscal alcanzará este año fiscal (que termina el 30 de setiembre) un récord de u$s 427.000 millones. Esta es la mayor cifra en la historia de EE.UU. en términos absolutos, aunque significa 3,5% del Producto Bruto Interno (PBI), una décima menos que el del ejercicio anterior, debido al crecimiento de la economía.

La nueva solicitud de fondos para la llamada guerra antiterrorista «cumplirá los importantes compromisos» de que las tropas estadounidenses tengan «lo que necesiten para protegerse y completar su misión», afirmó Bush en un comunicado. El mandatario agregó que esto también demuestra que EE.UU. «está con el pueblo iraquí y contra los terroristas».

La nueva solicitud de la Casa Blanca, que será presentada formalmente al Congreso a comienzos de febrero, se refiere al presupuesto del año fiscal 2005. Los fondos solicitados se sumarán a los 25.000 millones ya aprobados para los tres últimos meses de 2004 (los tres primeros del actual año fiscal).

El anuncio se produjo a sólo cinco días de las elecciones en Irak, donde EE.UU. tiene ahora 150.000 soldados, la mayor cifra desde el comienzo de la guerra en marzo de 2003, y mientras el Pentágono planea mantener a unos 120.000 hombres en suelo iraquí al menos hasta finales de 2006.


De los fondos solicitados, unos 75.000 millones se emplearán expresamente en financiar las operaciones en Irak y en Afganistán, y el resto se destinará a otras necesidades de defensa, de lucha contra el terrorismo o de seguridad nacional.

Un alto funcionario del gobierno estadounidense aseguró que la nueva petición no supone que Washington esté perdiendo la guerra contra la insurgencia en Irak. «Creo que estamos ganando. Pero es una lucha muy dura. El enemigo no abandonó después de que Saddam Hussein fue derrotado», reconoció.

Si el Congreso aprueba la petición del gobierno, cosa que se da por segura dada la amplia mayoría del Partido Republicano en ambas cámaras, Estados Unidos habrá destinado a la guerra contra el terrorismo a y las operaciones en Irak y en Afganistán más de 300.000 millones de dólares desde finales de 2001. Solamente en Irak, el gasto totalizará unos 230.000 millones de dólares.

Mientras, las disputas políticas por la guerra en Irak volvieron a ponerse de manifiesto ayer durante la última audiencia para la confirmación de la nueva secretaria de Estado,
Condoleezza Rice. La minoría demócrata aprovechó la ocasión para volver a criticar duramente a la funcionaria en el día previo a lo que, se descuenta, será su confirmación.

«No cabe duda de que Rice tiene credenciales importantes», dijo el senador por Massachusetts,
Ted Kennedy. «Pero esta nominación es diferente por la guerra en Irak. Rice fue una pieza fundamental del equipo de seguridad nacional que desarrolló y justificó una guerra que se transformó en un fracaso catastrófico.»

Dejá tu comentario

Te puede interesar