Comenzó el juicio a la "madama" de Washington

Mundo

El juicio contra Deborah Palfrey, acusada de regentear un servicio de prostitución de lujo en Washington, comenzó en un tribunal federal entre amenazas de la supuesta « madama» de que podría revelar nombres de poderosos ex clientes. El caso ya costó la dimisión, el viernes, de un alto funcionario del gobierno del presidente George W. Bush.

En declaraciones a la prensa, tras comenzar el lunes el proceso, Palfrey aseguró que lamenta el daño que pueda hacer al revelar nombres de sus ex clientes, pero advirtió que ella debe defenderse. «Me acusan de conspiración y de crimen organizado, delitos que requieren cómplices y asociados», dijo Palfrey.

«Pero aquí me han traído sólo a mí, acusada única por delitos que no cometí.»

El abogado Montgomery Blair Sibley, quien representa a Palfrey, rechazó que la amenaza de revelación de nombres de ex clientes sea un chantaje y señaló, en cambio, que su clienta tiene derecho a que se cite ante el tribunal a los testigos que puedan explicar qué servicios contrataron.

La mujer, de 50 años, dice que nunca operó un servicio de prostitutas y que su empresa, Pamela Martin and Associates, sólo ofrecía servicios eróticos y legales para adultos por la «módica» suma de 275 dólares por hora. Los encuentros habitualmente duraban una hora y media y las damas eran mujeres con educación universitaria.

Palfrey explicó que durantemeses ella y su abogado procuraron persuadir a la fiscalía para que desistiera del enjuiciamiento, y para que se «mantuviera la confidencialidad» sobre los nombres de los ex clientes. «Los funcionarios de la fiscalía dijeron que a ellos, sencillamente, les importaba un comino lo que pudiese ocurrir con tales revelaciones», añadió.

  • Registros telefónicos

    «Yo necesito dinero para mi defensa», agregó. « Pensamos en vender los más de 20 kilogramos de registros telefónicos que contienen unos 10.000 números, pero por razones de conciencia y ética decidimos no hacerlo.»

    Finalmente, según Palfrey y Sibley, se decidió la entrega de ese material sin compensación a la cadena ABC de televisión.

    Los registros telefónicos entregados al medio cubren desde 1994 hasta 2002, y la acusada y su abogado indicaron que esa empresa televisiva sí tiene los recursos para rastrear a quiénes corresponden los números. El viernes pasado el Departamento de Estado anunció la renuncia de Randall Tobias, director de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), dependiente del Departamento de Estado, y citó razones personales que no se detallaron. La renuncia ocurrió después de que periodistas de esa organización contactaran al funcionario y le preguntaron acerca de llamadas telefónicas hechas al número de Palfrey.

    Según «ABC», Tobías, de 65 años, declaró que había contactado a Pamela Martin and Associates pero para obtener servicios de masajes, no de sexo.
  • Dejá tu comentario