Biden da tres meses a los servicios de inteligencia de EE.UU. para esclarecer el origen del covid-19

Mundo

La pesquisa buscará determinar si el virus fue transmitido de un animal a un humano o si fue una cración del laboratorio de Wuham, la megametrópolis china donde se conocieron los primeros casos. Pekín niega las acusaciones.

Washington - El presidente estadounidense, Joe Biden, ordenó ayer a las agencias de inteligencia de su país que le informen en los próximos tres meses sobre si el covid-19 surgió por primera vez en China de una fuente animal o de un accidente de laboratorio.

Las agencias deben “redoblar sus esfuerzos para recopilar y analizar la información que podría acercarnos a una conclusión definitiva, e informarme en 90 días”, dijo Biden en un comunicado difundido por la Casa Blanca.

Según Biden, las agencias están actualmente divididas sobre las dos posibles fuentes del virus que arrasó el planeta el año pasado, matando a más de 3,4 millones de personas, una cifra que los expertos dicen que es sin duda una subestimación.

La orden de Biden supone una escalada en la creciente controversia sobre cómo surgió el virus por primera vez: por contacto con animales en un mercado de Wuhan, en China, o por la liberación del coronavirus desde un laboratorio de investigación de alta seguridad en la misma ciudad.

La respuesta tiene inmensas implicaciones tanto para China, que dice no ser responsable de la pandemia, como para la política estadounidense, donde la teoría del laboratorio ha sido utilizada por los opositores republicanos para atacar a Pekín.

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos financiaron anteriormente una investigación sobre el coronavirus en los murciélagos en Wuhan, pero han negado haber apoyado experimentos que implican la modificación de un virus para que sea más transmisible a los humanos.

La subvención para esos estudios fue cancelada el año pasado por la administración del expresidente Donald Trump.

La teoría del laboratorio ha sido utilizada por los republicanos de la oposición para atacar a los principales científicos estadounidenses, incluido Anthony Fauci, del NIH, y a Pekín, que niega rotundamente las afirmaciones.

Biden informó que en marzo pidió un informe sobre los orígenes del virus para saber “si surgió del contacto humano con un animal infectado o de un accidente de laboratorio”. “A día de hoy, la comunidad de inteligencia estadounidense se ha ‘centrado en torno a dos escenarios probables’, pero no ha llegado a una conclusión definitiva sobre esta cuestión”, dijo.

La viceportavoz de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo a los periodistas que Biden fue informado por la comunidad de inteligencia de su evaluación hace aproximadamente un mes, pero que esa información estaba clasificada hasta ahora.

Preguntada por la posición del gobierno sobre si el virus fue diseñado deliberadamente para convertirse en un arma biológica, dijo: “Todavía no hemos descartado nada”.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, acusó ayer a Washington de “difundir teorías conspirativas y desinformación” con la teoría del laboratorio.

Citando un informe de la inteligencia estadounidense, The Wall Street Journal informó el domingo que tres personas del Instituto de Virología de Wuhan fueron hospitalizadas con una enfermedad estacional en noviembre de 2019, un mes antes de que Pekín revelara la existencia de un misterioso brote de neumonía.

La hipótesis del origen natural sostiene que el virus surgió en los murciélagos y luego pasó a los humanos, probablemente a través de una especie intermediaria.

Esta teoría fue ampliamente aceptada al comienzo de la pandemia, pero con el paso del tiempo los científicos no han encontrado un virus ni en los murciélagos ni en otro animal que coincida con la firma genética del SARS-CoV-2.

Dejá tu comentario