EEUU admite que resistencia seguirá más allá de Hussein

Mundo

Un general estadounidense afirmó hoy que la resistencia continuará en Irak por más que se logre "eliminar" a Saddam Hussein, mientras que cuatro iraquíes resultaron heridos durante un ataque a las tropas británicas en el sur del país.

"Las operaciones de combate no terminaron en Irak. Como dijo nuestro presidente (George W. Bush), concluyeron las operaciones principales. El no dijo que la guerra hubiera concluido, y la guerra ciertamente no está terminada", afirmó a la cadena británica BBC el teniente general David McKiernan.

Cuando se le preguntó si la situación cambiaría en caso de que Saddam fuera capturado o eliminado, el general declaró: "Al final de cuentas, será necesario eliminar a Saddam Hussein".

"Esto no pondrá fin a toda la resistencia en Irak, pero es necesario para que el pueblo iraquí pueda mirar hacia el futuro", dijo McKiernan.

McKiernan, comandante de las fuerzas terrestres de la coalición en territorio iraquí y diseñador del plan para ocupar Irak, afirmó que "la campaña (militar) continúa", en ese país.

A principios de mayo, Bush había declarado que "las operaciones principales en Irak habían terminado". Desde esa fecha, 53 soldados norteamericanos murieron a manos de una guerrilla llevada adelante por militantes que continúan siendo fieles a Hussein, respaldados por el ex partido Baas, que gobernó Irak desde 1979.

Por otra parte, dieciocho iraquíes, presuntos defensores del anterior régimen, fueron detenidos en una redada del ejército estadounidense en el centro del país.

Estos operativos son similares a los que se realizan diariamente desde hace 100 días, cuando se anunció el fin de los combates en Irak, mientras que en Bagdad el Consejo de gobierno provisional tiene serios problemas para nombrar a los ministros.

En las últimas 24 horas, la unidad Task Force Iron Horse "realizó 291 patrullas, siete redadas y detuvo a 18 presuntos partidarios del antiguo régimen. Uno de ellos estaba buscado por planificar ataques contra las fuerzas de la coalición", anunció el vocero estadounidense, el teniente coronel Bill MacDonald.

Los arrestos se registraron en la región en que opera la Task Force Iron Horse, en las regiones de Baaquba, Tikrit, Kirkuk y hasta la frontera iraní.

Cuatro iraquíes resultaron heridos durante un ataque que tuvo como blanco a las tropas británicas que controlan el sur del país, afirmaron testigos.

Una bomba estalló a las 11,40 hora local (04,40 de Argentina) cerca de la estación de servicio Al Jalige Al Arabi, 2 kilómetros al sur de Basora, en la carretera que lleva a la localidad de Al Zubair, no lejos de la frontera con Kuwait, y pocos segundos después del paso de tres camiones británicos, afirmaron testigos a la agencia francesa.

Varios lugareños dijeron que los autores podrían haber sido dos mujeres vestidas con la tradicional 'abaya' o túnica negra iraquí que estuvieron sentadas más de media hora en el lugar de la explosión.

En el aspecto político, el consejo del gobierno de transición en Irak creó 25 ministerios, anunció Hoshyar Zebari, vocero del Partido Democrático del Kurdistán (PDK).

"El Consejo propone la creación de 25 ministerios. Hemos comenzado a negociar al respecto el martes y seguiremos haciéndolo hoy (miércoles) de forma detallada", afirmó.

"Nos hemos centrado en la situación actual de cada ministerio, el estado de los edificios, el número de empleados y otros aspectos. El nombramiento de los ministros llevará tiempo porque hay que elegir a las personas adecuadas", explicó.

Todos los ministerios, salvo el de Petróleo, que está bajo custodia de las fuerzas estadounidenses desde la caída de Bagdad, el pasado 9 de abril, fueron saqueados e incendiados, mientras que hay algunos edificios que están en situación peligrosa y podrían desplomarse.

En el ámbito de la seguridad, el Consejo creó un comité de seis miembros presidido por Iyad al-Allaui, uno de sus 25 miembros, que debe establecer "los medios apropiados para mejorar la seguridad en Irak con el fin de proponer soluciones en los encuentros con responsables estadounidenses". Por su parte, Ramiro Lopez da Silva, coordinador de la acción humanitaria de la ONU en Irak, afirmó en un comunicado que el país necesitaba donaciones de al menos 5.000 millones de dólares para contribuir a financiar su reconstrucción, que costará al menos 20.000 millones.

En tanto, una encuesta publicada cien días después del fin del conflicto en Irak, muestra que los habitantes del país están muy divididos sobre los resultados conseguidos por la coalición estadounidense-británica.

El estudio realizado por el Centro iraquí de investigaciones y estudios estratégicos (CIRES) asegura que un 32,6 por ciento de los iraquíes es optimista sobre la capacidad de la coalición para construir un futuro mejor para Irak.

Pero un 32 por ciento se manifiesta pesimista en ese aspecto, un 17,8 por ciento dice que no sabe y un 17,6 por ciento considera que es todavía pronto para emitir juicios.

Dejá tu comentario