Mundo

El régimen iraní detuvo a un millar de personas por protestar contra el aumento de la nafta

La Casa Blanca condenó la represión de las manifestaciones que estallaron el viernes. El precio del combustible subió 50% para los primeros 60 litros comprados por mes y un 300% para el resto.

Teherán - Al menos 1.000 personas fueron detenidas y otras dos resultaron muertas por la Policía iraní desde el comienzo de las manifestaciones en varios puntos del país por la subida de los precios del combustible y su racionamiento, una reacción de la República Islámica que la Casa Blanca condenó.

Según informó la agencia semioficial Fars, desde el inicio de los disturbios el viernes ardieron más de un centenar de sucursales bancarias y varios comercios.

Además, un policía murió tras recibir la víspera un disparo en un enfrentamiento con “alborotadores” en el oeste del país.

El presidente iraní, Hasán Rohaní, afirmó ayer que el Estado no debe “permitir la inseguridad” frente a los “disturbios”. “Manifestar su descontento es una derecho, pero la manifestación es una cosa y el disturbio es otra”, declaró en un consejo de ministros, según un comunicado de la presidencia.

La Casa Blanca condenó a Irán por el uso de la “fuerza letal” contra manifestaciones, que causó dos muertes. “Estados Unidos apoya al pueblo iraní en sus protestas pacíficas contra el régimen que debe dirigirlo”, dijo en un comunicado la vocera del Ejecutivo, Stephanie Grisham.

“Condenamos el uso de la fuerza y las restricciones de las comunicaciones contra los manifestantes”, agregó, denunciando los excesos de un régimen que “abandonó a su pueblo”.

Apoyando la decisión del gobierno de su país, el líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Jameneí, criticó los actos de violencia de los manifestantes. “Ayer, la noche pasada y la precedente, hubieron problemas en varias ciudades del país, algunos perdieron la vida y las infraestructuras fueron dañadas” declaró.

“No soy un experto y hay diferentes opiniones pero dije que si las cabezas de las tres ramas [poder ejecutivo, legislativo y judicial] toman una decisión, la apoyaré”, dijo según la televisión estatal.

El aumento del precio del combustible fue decidido el viernes por el Alto Consejo de Coordinación Económica formado por el presidente del país, el presidente del Parlamento y el jefe de la autoridad judicial.

Tras el discurso del guía supremo, el Parlamento anuló una moción que abogaba por dar marcha atrás, según la agencia Isna.

En varias ciudades, los conductores bloquearon las rutas, y algunos manifestantes atacaron infraestructuras públicas o estaciones de servicios.

El precio de la nafta debe aumentar 50% para los primeros 60 litros comprados cada mes, y en un 300% para los litros siguientes.

El guía supremo afirmó que, desde hace dos días, algunas entidades opuestas al poder actual “se alegran” por la situación del país.

Se refiere a la dinastía Pahlevi, expulsada del poder en 1979 por la Revolución Islámica, y también al grupo de oposición iraní los Muyaidines del Pueblo (MEK), que Irán considera como organización “terrorista”.

El Ministerio de Inteligencia indicó haber “identificado a los principales elementos” que están detrás de los “disturbios de los últimos dos días”, según Isna.

Los detenidos en Yazd son “perturbadores” acusados de vandalismo que en su mayoría no son oriundos de esta localidad, declaró el fiscal de la provincia homónima, Mohammad Hadadzadeh, citado por esta agencia.

Irán se enfrenta a una crisis económica agravada por la retirada unilateral de Estados Unidos en 2018 del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, que provocó el retorno de sanciones contra el país, que tiene graves consecuencias en sus finanzas.

La moneda, el rial, se depreció, la inflación supera el 40% y el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé para este año una caída del Producto Bruto Interno (PBI) del 9,5%.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario