27 de marzo 2011 - 17:55

ETA propone verificación "informal" de su alto el fuego, pero no conforma al gobierno español

El comunicado de ETA fue publicado en el diario español, Gara.
El comunicado de ETA fue publicado en el diario español, Gara.
La organización terrorista ETA se mostró dispuesta a "aceptar un mecanismo de verificación informal" del alto el fuego "permanente y de carácter general" que anunció el pasado 10 de enero. Mientras tanto, el gobierno español dijo esperar un comunicado formal de la banda en donde se explicite su intención de abandonar la violencia. En tanto, hasta que ello no suceda el ejecutivo español prometió colocarlos en el lugar que se merecen, es decir: en la cárcel".

En un comunicado publicado en un diario español, la banda armada dijo que, pese a ser consciente de que no cuenta con el "reconocimiento oficial" de los gobiernos, está dispuesta a "aceptar" esta verificación.

ETA considera en su nota que "es factible y que puede constituirse una comisión internacional" para desarrollar esta labor. La organización terrorista señaló que los gobiernos español y francés "no quieren que la comunidad internacional verifique el alto el fuego general y permanente", porque, "pese a la hipocresía y la intoxicación, quedaría acreditado, también en el plano internacional, que la única violencia existente en Euskal Herria (la patria vasca) es la que generan los propios Estados".

La banda armada afirma que con su actitud, España y Francia pretenden "cerrar la puerta al ámbito internacional a lo que ellos llaman conflicto vasco, para así violar la voluntad de los ciudadanos sin que medien testigos".

En su nota, ETA dice que, a pesar de ello, se reafirma en la decisión que hizo pública en su declaración del pasado 10 de enero, al tiempo que avanza su disposición a "aceptar un mecanismo de verificación informal" del alto el fuego.

El comunicado del pasado 10 de enero fue la duodécima proclamación del cese de la violencia realizada por el grupo terrorista, que comenzó su actividad para lograr la independencia del País Vasco de España hace cinco décadas.

Durante ese medio siglo de atentados, ETA asesinó a casi 900 personas, entre civiles, militares y miembros de las fuerzas de seguridad.

Por su parte, el ministro español de Justicia, Francisco Caamaño, afirmó que de ETA sólo espera el comunicado de que abandona de forma definitiva las armas. Mientras tanto, tras cada etarra estarán las fuerzas de seguridad para "colocarlos en el lugar que se merecen, es decir: en la cárcel, indicó.
"Todo cese de violencia y una prórroga siempre es bien recibido, pero de ETA sólo esperamos un comunicado y es que abandone de forma definitiva las armas y que se sume a la convivencia pacífica que deseamos todos los españoles", afirmó el ministro.

Dejá tu comentario

Te puede interesar