Francia: las empresas deberán comprar a sus empleados barbijos, que serán de uso obligatorio

Mundo

El gobierno de Macron anunció la medida ante el rebrote de casos de coronavirus. Entrará en vigor el 1 de septiembre.

El Gobierno de Emmanuel Macron en Francia, en un contexto de fuerte rebrote del coronavirus, anunció este martes que impondrá el uso del barbijo en los centros de trabajo, salvo en contadas excepciones, como los espacios individuales, y que serán las empresas las que paguen ese equipamiento de protección.

"Decidimos sistematizar el barbijo en los espacios cerrados colectivos" dado el riesgo de contagio de coronavirus por el aire, explicó a la prensa el secretario de Estado de Salud en el Trabajo, Laurent Pietraszewski.

Eso incluye, entre otros aspectos, las oficinas compartidas -aunque se hayan instalado placas de de separación-, las salas de reunión o los pasillos, señaló tras una videoconferencia presidida por la ministra de Trabajo, Elisabeth Borne, en la que participaron sindicatos y patronales.

En los próximos días se actualizarán los protocolos laborales de seguridad sanitaria que se habían publicado inicialmente el 3 de mayo, antes del comienzo del desconfinamiento en Francia, para que las nuevas reglas se apliquen desde el 1 de septiembre, agregó.

El teletrabajo seguirá siendo "una práctica recomendada" para, entre otras cosas, intentar evitar el uso masivo del transporte público en las grandes ciudades cuando el mes próximo comience el año escolar.

El secretario de Estado subrayó que el uso de barbijo no eximirá de aplicar otras reglas básicas de seguridad sanitaria, en especial el distanciamiento físico, lavarse las manos, limpiar el mobiliario y el material o airear las áreas de trabajo, informó la agencia de noticias EFE.

Desde el fin del confinamiento entre el 20 % y el 25 % de los focos de coronavirus identificados en Francia surgieron en las empresas: de los 268 que siguen abiertos, 60 están en un entorno profesional.

El Ministerio de Trabajo fue bien claro sobre quién correrá con el costo financiero de los barbijos que se deban utilizar durante la jornada laboral: "Desde el momento en que son obligatorias, las empresas deben proporcionarlas", recalcó el gobierno.

Por ahora no se contemplan ayudas públicas para financiar ese gasto suplementario y se descarta que estas obligaciones provoquen escasez de mascarillas, dado que el mercado está bien aprovisionado y los precios van a la baja.

La patronal Medef, por boca de su presidente delegado, Patrick Martin, había pedido poco antes de los anuncios del Ejecutivo que se evitaran "medidas generales demasiado coercitivas".

Advirtió que la obligatoriedad del barbijo corre el riesgo de alimentar la idea entre los trabajadores de que la epidemia ha vuelto de lleno en Francia, algo que no es verdad.

Dejá tu comentario