Irán duplicó su producción nuclear y EEUU lanzó una dura advertencia

Mundo

Irán redobló su capacidad de producción en el sitio nuclear de Fordo, reportó la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), en un informe que desató una reacción inmediata de Estados Unidos, que advirtió a Teherán que la opción diplomática "no es eterna" para "resolver" la cuestión.

Mientras la AIEA también acusó a Irán de obstaculizar su trabajo de verificación en la base militar de Parchin, donde se sospecha que Teherán desarrolla "actividades nucleares ilícitas", la guía suprema iraní, el ayatolá Ali Jamenei, ratificó que mantendrá sus planes con fines pacíficos.

En el reporte, la agencia dijo que Teherán duplicó el número de centrífugas en el sitio subterráneo de Fordo, cerca de Qom, un aumento de la capacidad de enriquecimiento de uranio más alto de lo previsto.

La AIEA precisó que el 18 de agosto pasado Irán instaló cerca de 2000 centrífugas en Fordo, contra las 1000 de mayo. De esas, cerca de 700 están activas.

La entidad acusó asimismo a Irán de poner obstáculos a su trabajo de verificación en la base militar de Parchin, donde sospecha que Teherán desarrolla actividades nucleares ilícitas.

Irán "condujo en ese lugar actividades que obstaculizarán considerablemente la capacidad de la agencia de conducir una verificación eficaz", sostuvo la AIEA, que da a entender que Teherán hizo desaparecer las trazas sospechosas.

El gobierno estadounidense de Barack Obama advirtió a Irán que no es eterna la opción diplomática para resolver la cuestión nuclear.

"Estamos estudiando de manera profunda los últimos informes sobre el programa nuclear de Irán", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

El portavoz subrayó que "la ventana de oportunidad para intentar resolver la cuestión diplomáticamente no permanecerá abierta por tiempo indeterminado".

Por su parte, la guía suprema iraní, el ayatolá Ali Jamenei, ratificó en la apertura de la cumbre del Movimiento de Países No Alienados que Teherán mantendrá el desarrollo de planes nucleares con fines pacíficos.

Irán "no busca tener armas atómicas" y no renunciará "nunca al derecho de su pueblo al uso pacífico de la energía nuclear", declaró Jamenei.

Además, la guía suprema manifestó que el lema que guía a Teherán es "energía nuclear para todos y armas nucleares para nadie", y advirtió que el desarrollo de esos planes con fines militares está vedado por las normas del Islam.

"Las armas atómicas no proveen seguridad ni sirven para consolidar el poder, pero representan una amenaza para todos", sostuvo el ayatolá.

Dejá tu comentario