Contaminación industrial frena producción en dos fábricas de chips japonesas

Mundo

Kioxia y Western Digital se enfrentan a su vez a una prolongada escasez de algunos semiconductores provocada por la pandemia.

Dos fábricas de chips de memoria flash en Japón paralizaron parcialmente su producción debido a una contaminación de los materiales, anunciaron el jueves los propietarios de estas plantas, el japonés Kioxia y el estadounidense Western Digital.

Este contratiempo se produce en un momento de difícil para la industria mundial, enfrentada a una prolongada escasez de algunos semiconductores provocada por la pandemia, que ha afectado la producción de numerosos productos.

La memoria flash es un componente esencial para almacenar datos en numerosos productos electrónicos como teléfonos inteligentes, ordenadores o discos duros SSD.

Según Western Digital, ocurrió una "contaminación de ciertos materiales" usados en el proceso de fabricación y afecta su producción en las fábricas de Yokkaichi (oeste) y Kitakami (norte), en la que cuenta con Kioxia como socio.

La firma japonesa declaró que una "supuesta" contaminación afectaba "parcialmente" la producción de sus chips de memoria desde finales de enero.

Ambos grupos dijeron estar haciendo todo para volver a la normalidad "tan rápido como sea posible", pero no precisaron el origen de la contaminación.

El impacto sobre la oferta mundial de estos componentes todavía es incierto, pero podría ser significativo dada la importancia de Kioxia y Western Digital en el mercado.

Antigua filial del conglomerado nipón Toshiba, que conserva un 40% de su capital, Kioxia es el segundo mayor fabricante mundial de chips de memoria flash detrás del surcoreano Samsung. Junto a Western Digital ocupaban un 35% del mercado en 2020, indica la empresa japonesa en su web.

Western Digital indicó en un comunicado que prevé por ahora una reducción "de al menos 6,5 exabytes" (6,5 millones de terabytes) de su oferta de memoria flash debido a este incidente. Kioxia no cuantificó el impacto.

Según Aaron Rakers, analista del banco Wells Fargo citado por Bloomberg, la reducción combinada de la oferta de las dos empresas puede representar un 10% del consumo mundial de este producto en un trimestre.

Normalmente, "las contaminaciones (industriales, ndlr) son suficientemente débiles para no ser reveladas a la prensa. Esta debe haber sido bastante importante", dijo Jim Handy, experto del sector de semiconductores en Objective Analysis.

Además, como hay dos fábricas afectadas, "sugiere que un proveedor ha entregado materiales químicos defectuosos" que, potencialmente, pueden llegar a otros fabricantes, alertó.

De todos modos, la escasez mundial de semiconductores no implica el segmento de memorias flash en el que incluso hay un "ligero excedente" de oferta, precisó. Pero una escasez haría aumentar los precios del sector, añadió.

Dejá tu comentario