8 de mayo 2002 - 00:00

Kamikaze palestino dejó 16 muertos y 55 heridos en Tel Aviv

Un herido es trasladado al hospital luego del ataque suicida palestino
Un herido es trasladado al hospital luego del ataque suicida palestino
Tel Aviv y Washington (ANSA, Reuters, EFE) - Después de casi un mes de tregua, un atentado suicida palestino dejó ayer un saldo de 16 muertos y al menos 55 heridos, al explotar una bomba dentro de una discoteca de Rishon Letzion, localidad cercana a Tel Aviv. Al cierre de esta edición, la cifra de muertos era provisoria ya que la onda explosiva derribó las paredes internas y las bandejas superiores del local, temiéndose que muchas víctimas todavía permanecieran bajo los escombros. Un oficial del ejército israelí informó anoche que «hasta ahora los muertos son 16» pero que otros cuerpos despedazados por la explosión podrían encontrarse entre los escombros del salón bailable. El suicida se inmoló al activar sus explosivos amarrados al torso en el centro del salón de billares y confitería cuando el local estaba abarrotado, informaron sobrevivientes.

El primer ministro israelí Ariel Sharon, desde Washington donde en la última jornada se entrevistó con el presidente George W. Bush, vinculó el atentado con su visita a Estados Unidos y anunció que cancelará sus actividades programadas para hoy en Nueva York, para regresar de inmediato a Tel Aviv.

Un llamado anónimo reivindicó en nombre del brazo armado del movimiento terrorista islámico palestino Hamas. «Reivindicamos Rishon Letzion», dijo el interlocutor, precisando que hablaba en nombre de las Brigadas Ezzedin al Qassam, el ala armada del Hamas. «Vamos a lanzar nuevos ataques esta semana y declarar la guerra santa contra todos los israelíes, en respuesta a lo que el ejército israelí cometió el mes pasado en el campo (de refugiados) de Jenin», en Cisjordania, agregó. Por su parte, la Autoridad Palestina (AP) condenó el atentado.

• Estimación equivocada

El ataque de la última jornada es el primero desde el perpetrado el pasado 12 de abril, y se produjo casi tres semanas después de terminar la ofensiva a las ciudades palestinas autónomas de Cisjordania, y cuando la población israelí creía que, tras esas operaciones, se había terminado la ola de ataques suicidas. Durante la jornada, el jefe de las fuerzas armadas, general Shaúl Mofaz, había informado en el Parlamento (Kneset), antes del atentado, que las tropas de Israel regresarían a las ciudades palestinas si volviesen a registrarse este tipo de atentados.

El ataque volvió a sacudir la región en momentos en que también se estancaron los esfuerzos por poner fin al sitio impuesto hace 26 días por tropas israelíes en torno de la Basílica de la Natividad, en donde más de un centenar de palestinos armados se han refugiado. El revés se produjo cuando Italia se rehusó a aceptar a 13 militantes palestinos refugiados en el interior de la iglesia, donde también hay sacerdotes y otros civiles, previsto en un acuerdo provisorio alcanzado por las partes. Israel y los palestinos habían accedido a un acuerdo patrocinado por Estados Unidos y la Unión Europea, mediante el cual los 13 militantes acusados por Israel de participar en actos terroristas irían a Egipto y posteriormente se asilarían en Italia. Pero el gobierno italiano dijo que no había sido consultado y que, por el momento, no podría considerar la posibilidad de recibir a los militantes. Según el acuerdo, otros 26 militantes palestinos que aún permanecen en la iglesia serían enviados a la Franja de Gaza bajo una escolta estadounidense.

Mientras Estados Unidos presionaba a Italia para que recibiera a los militantes, Sharon se reunía en Washington con Bush a fin de persuadirlo de que aísle al líder palestino
Yasser Arafat y en busca de poner fin a la ayuda financiera de la Unión Europea a la AP. En tanto, al término de ese encuentro, Bush anunció el envío del director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), George Tenet, a la región para colaborar en la creación de una fuerza de seguridad palestina unificada. «Creo que es muy importante que haya una fuerza de seguridad unificada. Sin embargo, al mismo tiempo es necesario trabajar para que haya otras instituciones», dijo Bush. Por su parte, Sharon señaló que las reformas que se han propuesto deben preceder a cualquier discusión sobre la creación de un Estado palestino. No obstante, dijo que «estamos comprometidos a hacer todos los esfuerzos y tomar todas las medidas para concertar la paz».

Dejá tu comentario

Te puede interesar