Lima inicia cuarentena obligatoria ante el avance de segunda ola de la pandemia

Mundo

El confinamiento, que se extenderá hasta el 14 de febrero, abarca también a la ciudad del Callao, contigua y a otras ocho regiones de la costa. El Covid-19 contagió a 120.000 peruanos este mes.

Este domingo los 10 millones de habitantes de Lima amanecieron bajo una cuarentena obligatoria destinada a contener la segunda ola de la pandemia de Covid-19. La decisión fue tomada por el gobierno por las altas cifras de contagio: 120.000 peruanos dieron positivo en enero.

El confinamiento, que se extenderá hasta el 14 de febrero, abarca también a la ciudad portuaria del Callao, contigua a Lima, y a otras ocho regiones de la costa, la sierra andina y la selva amazónica que sufrieron, desde fines de diciembre, el mayor impacto de la segunda ola.

El sábado la número dos del gobierno peruano, Violeta Bermúdez, al canal RPP: "Las medidas son duras (...), pero en este momento son necesarias. Necesitamos estos 15 días [de confinamiento]. Si cumplimos, podemos reducir el número de contagios".

Esta medida recae en la mitad de los 33 millones de peruanos. Los contagios de Covid-19 aumentan sin pausa desde la última semana de diciembre tras haber descendido paulatinamente desde agosto.

Las cifras diarias se triplicaron este mes, al pasar de 1.688 al día en promedio la última semana de diciembre a 5.668 esta semana. Los muertos subieron de 51 diarios en promedio la última semana de diciembre a 180 esta semana.

A su vez los hospitales peruanos empiezan a saturarse: en estos momentos hay 11.715 enfermos cuando a mediados de diciembre eran 3.900. De los pacientes hospitalizados, 1.859 permanecen en cuidados intensivos con ventilación mecánica.

Por otra parte la escasez de oxígeno medicinal lleva a cientos de limeños a hacer filas de hasta 72 horas, durmiendo en la calle, para comprar este elemento indispensable para sus parientes enfermos de gravedad.

"Si no llevamos el oxígeno [mi mamá, de 69 años] se nos muere", dijo a la AFP Yulisa Torres, de 46 años, mientras esperaba con resignación a recargar un tanque en un local del Callao. El país andino acumula 1.133.022 contagios, desde que irrumpió el virus en marzo pasado. De ellos, 1.045.854 ya se curaron.

Desde este domingo están cerrados los casinos, gimnasios e iglesias, además de museos y sitios arqueológicos, como la ciudadela inca de Machu Picchu, la joya del turismo peruano, que había reabierto el 1 de noviembre tras ocho meses sin visitantes.

La educación no se verá afectada porque las escuelas y universidades están en las vacaciones de verano (austral).

Entre marzo y junio pasados, Perú había vivido una rígida cuarentena nacional de más de 100 días que virtualmente paralizó la economía y sumió en la recesión al país, donde el 70% de los trabajadores son informales.

Para reducir el impacto económico, en esta ocasión podrán seguir funcionando en las regiones confinadas el transporte público, la construcción, la minería, la banca y el comercio de bienes esenciales, como farmacias y mercados.

"En esta oportunidad no hemos querido paralizar todas las actividades, pero necesitamos dar un respiro al sistema de salud", expresó Bermúdez. Los viajes interprovinciales terrestres y aéreos están prohibidos durante estas dos semanas, aunque los vuelos internacionales continúan, con excepción de los de Brasil y Europa.

Dejá tu comentario