24 de abril 2007 - 00:00

México: despenalizaron el aborto en la capital

México: despenalizaron el aborto en la capital
El Parlamento de la superpoblada capital mexicana aprobó este martes la despenalización del aborto hasta las 12 semanas de gestación con el voto de la mayoría de izquierda y otros partidos.

La despenalización del aborto se decidió por 46 votos a favor, 19 en contra y una abstención por la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México (ALDF), tras semanas de movilizaciones y de agrios debates, en los que incluso terció el Papa Benedicto XVI apoyando a la Iglesia local contra la iniciativa.

La aprobación para reformar el Código Penal capitalino se produjo después de casi siete horas de debate con el apoyo mayoritario del izquierdista Partido de la Revolución Democrática, al que sumó el ex gobernante Revolucionario Institucional (PRI) y otras cuatro formaciones pequeñas, mientras que el conservador Acción Nacional (PAN, gobierno federal) votó en contra.

Durante el debate legislativo, el diputado Donatiuh González (PRI), quien presentó la primera iniciativa contra la despenalización, destacó que el dictamen "pretende garantizar el libre derecho de la mujer sobre su cuerpo".

"Es lamentable que en México sigan muriendo mujeres por ser atendidas en pésimas condiciones, todo esto porque sus legisladores les niegan su derecho a decidir", dijo González.

Según el partido Alternativa, unas 1.500 mujeres fallecieron en los últimos años por abortos mal practicados en México.

En cambio, Paula Soto, diputada del derechista Partido Acción Nacional (PAN, en el poder a nivel federal), dijo que la Constitución "reconoce plenamente el derecho a la vida tanto de la mujer como del individuo concebido no nacido".

El dictamen establece la despenalización del aborto ante la sola voluntad de la madre durante las 12 primeras semanas del embarazo, y mantiene las causales ya existentes que habilitan interrumpir el embarazo hasta las 20 semanas de gestación: si hay peligro para la salud de la madre, violación, malformación del feto o inseminación artificial no consentida.

En medio de un clima de tensión, un extenso vallado mantenía cerrados los accesos a la sede del parlamento capitalino, ubicada en el centro histórico, donde cientos de policías estaban apostados para evitar incidentes entre manifestantes de ambos sectores.

El proyecto para autorizar el aborto hasta las 12 semanas de gestación en una de las ciudades más pobladas del mundo, con 9 millones de habitantes, había generado una fuerte cruzada de la Iglesia local, apoyada en forma explícita por el más alto nivel en el Vaticano.

En una carta difundida la semana pasada, el Papa Benedicto XVI señalo que se une a los religiosos mexicanos "así como a tantas personas de buena voluntad preocupadas por la intención de aprobar" la despenalización del aborto.

Los activistas católicos, que en los últimos días protagonizaron varias manifestaciones contra la iniciativa, intentaron frenar a última hora la reforma, al presentar 36.000 firmas para convocar un referéndum sobre el tema.

La tensión generada por la iniciativa se reflejó además en las amenazas de muerte y mensajes intimidatorios que recibieron varios legisladores favorables a la despenalización.

En la extensa y fuerte polémica han participado políticos, médicos, abogados, la iglesia Católica e incluso figuras populares como el actor Roberto Bolaños, conocido como "Chespirito", que protagonizó un anuncio contra el aborto.

El secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano, monseñor Angelo Mato, añadió más leña al fuego al afirmar que el aborto y la eutanasia son una forma de "terrorismo de rostro humano".

El PAN ha anunciado, antes de aprobarse la reforma, que intentará apelarla ante la Corte Suprema para que la declare inconstitucional, aunque para ello necesita una tercera parte de los votos.

La otra opción, sugerida por algunos senadores federales del PAN, es que el presidente Felipe Calderón, que pertenece a este partido, instruya al fiscal general para que recurra al máximo tribunal, pero el legislador izquierdista Isaias Villa aseguró a la AFP que el dictamen había sido cabildeado en esta instancia.

"Hemos tenido contactos con la Corte, por eso fue el cambio del dictamen, para hacerlo menos vulnerable", dijo el diputado local sobre la modificación de la propuesta inicial, que proponía una quinta causal para permitir la interrupción del embarazo si éste afectaba "el proyecto de vida" de la mujer.

Dejá tu comentario

Te puede interesar