21 de marzo 2011 - 18:41

Obama consideró a Chile como "un gran socio" y destacó la importancia de Latinoamérica

El presidente de EEUU, Barack Obama, junto a su par chileno, Sebastian Piñera.
El presidente de EEUU, Barack Obama, junto a su par chileno, Sebastian Piñera.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, elogió la "robusta democracia" de Chile y afirmó que ese país "inspira a gente en todo el mundo". En tal sentido afirmó que el país trasandino es "un gran socio". Agregó que tanto EEUU como Chile "pueden avanzar más en la cooperación económica".

Obama llegó a Santiago de Chile para una visita de poco más de 20 horas, incluyendo una entrevista con su colega anfitrión, Sebastián Piñera. Obama elogió además la economía de Chile, "una de las más abiertas del mundo", indicó.

El presidente de EEUU destacó además que "América Latina es más importante que nunca para la prosperidad y seguridad de Estados Unidos, especialmente para su economía". El mandatario, en ese marco, llamó a cooperar en el progreso económico, la lucha contra la pobreza y la democracia.

Asimismo, propuso un nuevo trato a las Américas, aunque sin detallar medidas concretas para edificar esa asociación.

"Somos todos americanos", insistió Obama, recordando el peso económico y migratorio de América Latina para su país. "Cuando América Latina progresa, Estados Unidos progresa", subrayó.

El discurso a las Américas, que la diplomacia estadounidense quiso homologar a la Alianza para el Progreso del mandatario John Kennedy, sólo enunció el intercambio estudiantil como medida.

Por ello, apenas concluida la alocución de Obama en el palacio de La Moneda en Santiago, surgieron voces que matizaron su impacto y recordaron que en un año comenzará la campaña presidencial en Estados Unidos, bloqueando tal vez la iniciativa.

"Él anunció intenciones, vamos a ver lo que pasa ahora", dijo abiertamente el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, presente en el acto.

Obama, quien valoró los progresos en diferentes áreas de Brasil, Argentina, el Perú, Chile, Colombia, México y El Salvador, recalcó que su país está indisolublemente ligado al futuro de la región.

"Ninguna otra región tiene tantas interconexiones con Estados Unidos", sostuvo Obama. "Exportamos más de tres veces a América Latina que lo que hacemos a China", ejemplificó.

El nuevo interés de Estados Unidos en América Latina, desde donde proceden unos 45 millones de migrantes, está ligado a la solidez y pujanza de la región, sostuvo hoy la Comisión Económica para América Latina, Cepal.

"El comercio estadounidense se ha contraído. Su participación en las importaciones bajó de 55 a 32 por ciento entre 2000 y 2009, al tiempo que las exportaciones a Estados Unidos cayeron de 61 a 42 por ciento", detalló la Cepal.

Ante ello, Obama mostró el interés en generar asociaciones en el comercio, la seguridad, las energías renovables no convencionales y la educación, en un plano de igualdad entre países.

"En América no existen socios menores y mayores, sólo hay socios iguales", aseguró el mandatario estadounidense, valorando la unidad de valores con América Latina.

"No hay nada que no podamos lograr juntos, esa es mi visión de las Américas", concluyó Obama.

Por su parte, el mandatario reconoció que "en el pasado, la historia de las relaciones entre Estados Unidos y Latinoamérica a veces ha sido extremadamente difícil", pero llamó a "no quedar atrapados por la historia".

Consultado por un periodista chileno sobre si su país está dispuesto a colaborar en la investigación de casos como la muerte del expresidente demócrata cristiano Eduardo Frei Montalva (1964-1970), o a pedir perdón por su intervención en el golpe de estado de 1973, Obama dijo que ante "cualquier solicitud formulada por Chile para obtener información del pasado, vamos a colaborar".

Como le ocurrió en Brasil, las intervenciones de Obama y sus declaraciones ante periodistas estuvieron dedicadas en gran parte a la crisis en Libia y al ataque militar a ese país, del que Estados Unidos participa.

Varias organizaciones opositoras chilenas dijeron que Obama debía pedir perdón al país por la participación estadounidense en el golpe de estado que derrocó al presidente constitucional Salvador Allende, en 1973.

El jefe de la Casa Blanca habló del "avance" de Chile en las últimas dos décadas, "que no ha sido impedido por los Estados Unidos sino que ha sido plenamente apoyado".

"No puedo hablarle de todas las políticas del pasado -se defendió- pero sí puedo hablarle de las del presente y del futuro", y dijo que sus prioridades son la democracia, la erradicación de la pobreza y el desarrollo económico pleno.

Obama insistió en que "una vez más es importante que aprendamos y comprendamos la historia, pero que no nos quedemos atrapados en la historia, porque hay muchos desafíos ahora y aún más importantes".

Consultado Piñera por un periodista estadounidense sobre este tema, declaró que tuvo con el visitante una conversación "larga y profunda", y "no nos quedó tiempo para cubrir todos los temas del futuro y, por tanto, no nos remontamos al pasado".

Obama se reunió también con los ex presidentes de la Concertación Patricio Aylwin (1990-1994); Eduardo Frei-Ruíz Tagle (1994-2000) y Ricardo Lagos (2000-2006).
La ex presidenta Michelle Bachelet está fuera del país.

Ruíz Tagle confirmó que abordó el tema de la muerte de su padre con el jefe de la Casa Blanca.

"La colaboración de Estados Unidos es para nosotros muy decisiva y él así lo entiende, estaba presente el embajador, así que vamos a dar todos los pasos para que eso se concrete", relató Frei.

Previamente, Obama y Piñera firmaron una serie de acuerdos para "contribuir a una mejor calidad de vida para nuestros pueblos, como la promoción del comercio, acelerar, perfeccionar el TLC con Estados Unidos, la cooperación en el campo de la educación y la enseñanza del inglés para hacer de Chile un país bilinge", relevó Piñera.

Además, prevén la colaboración en el desarrollo y uso "eficiente" de las energías, y muy especialmente las limpias yrenovables, en las que "Chile tiene un inmenso potencial".

También hablan de colaboración para investigación y tecnología y capacitación de técnicos en energía nuclear pero, según dijo Piñera, su país "no va a planificar ninguna planta de energía nuclear durante su gobierno".

El acuerdo firmado el viernes entre ambos gobiernos se refiere a "capacitar profesionales para tomar decisiones más informadas", agregó.

Dejá tu comentario

Te puede interesar