27 de enero 2011 - 22:16

Por primera vez, investigarán en Chile la muerte de Allende

Salvador Allende.
Salvador Allende.
El juez chileno Mario Carroza abrirá una investigación sobre la muerte del expresidente constitucional Salvador Allende en el palacio de La Moneda el 11 de septiembre de 1973, cuando la sede del gobierno fue bombardeada al inicio del golpe que encabezó Augusto Pinochet.

La investigación se hará al reactivarse el caso junto a otros 725 de violaciones a los derechos humanos cometidos por la dictadura de Pinochet y nunca antes indagados.

Carroza deberá determinar si la muerte de Allende fue un suicidio, que es la versión más sostenida hasta ahora, o si le dispararon.

Colaboradores cercanos a Allende, como su médico personal Arturo Girón, y luego algunos parientes, sostuvieron que el ex mandatario se suicidó, que fue lo que dijeron los militares golpistas. La posibilidad de un homicidio fue mencionada en forma aislada.

El juez Carroza calificó como una responsabilidad "tremenda" investigar la muerte de Allende y anunció que pedirá la autopsia practicada por el Servicio Médicio Legal, la declaración de allegados y testigos, y no descartó exhumar los restos que permanecen en una tumba en el cementerio general.

"Pienso que es una labor más que importante. Pienso que es una responsabilidad tremenda. Yo soy parte del Poder Judicial, el Poder Judicial es el que tiene la responsabilidad en estos casos. Y espero hacer mi labor y mi trabajo", sostuvo.

Todo "elemento, testigo, documento, antecedente que sea necesario al cual recurrir, obviamente que así lo haré.Por lo tanto, si hay alguna persona que puede declarar, va a ser importante", dijo.

Entre esos antecedentes se cuenta el expediente de todos los detenidos en el palacio de La Moneda el día del golpe militar.

Carroza, designado para investigar todos los nuevos procesos desde el 1 de junio de 2010, deberá indagar el caso luego de que la fiscal Beatriz Pedrals presentó el martes 726 querellas por víctimas de violaciones a los derechos humanos entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990, cuando terminó la dictadura de Pinochet.

Pedrals explicó que hasta hoy la muerte de Allende "no tiene causa dentro del Poder Judicial".

"Es simplemente para dar un corte" con todo lo que tiene relación con detenidos desaparecidos o personas fallecidas, "sean las razones que sean. Entre los casos hay gente fallecida por una bala perdida, en una manifestación, un niño, etcétera.Hay una diversidad de casos", detalló. Agregó que con los procesos se busca evitar que queden causas pendientes.

"Lo que no se investigó, la justicia lo va a investigar. Se llegará al final que sea correspondiente. Puede que consigamos aclarar ciertas situaciones, otras no", pero el Poder Judicial "las va a investigar", subrayó.

El abogado de derechos humanos Nelson Caucoto dijo que le parece bien que se investigue la muerte de Allende, "porque todavía subsisten dudas al respecto". "Si amerita una investigación criminal, hay que hacerla. Todos los casos necesitan ser investigados si fueron considerados violación de los derechos humanos", aseveró.

Según Caucoto, "una de las grandes deudas que tenía la transición chilena es que ni siquiera se ha investigado la mitad de los casos de ejecutados políticos y desaparecidos establecidos en la Comisión de Verdad y Reconciliación".

Alicia Lira, de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, afirmó que "el nombre del compañero Salvador Allende va integrado en un listado que entregó la agrupación al juez Sergio Muñoz, porque aquí es un magnicidio que se cometió y el momento del terrorismo de Estado, del golpe de Estado, donde no tenía ninguna salida y seguridad, por lo tanto aquí también tienen que responder por su crimen".

En la lista de casos por investigar figura también el del periodista y amigo personal de Allende Augusto Olivares, de quien se afirma que se suicidó en La Moneda antes del deceso del exmandatario.

Dejá tu comentario

Te puede interesar