Recrudece crisis en Gaza: ya son 171 los muertos y hay miles de refugiados

Mundo

Por sexto día consecutivo el Ejército israelí bombardeó la Franja de Gaza, en donde ya murieron al menos 171 palestinos y más de 1000 resultaron heridos, y, por primera vez, lanzó panfletos con advertencias para que todos los civiles abandonen sus casas en el norte de ese pequeño territorio.

Tras casi una semana de constantes bombardeos, en la empobrecida y abarrotada Franja de Gaza el tiempo parece haberse detenido, el miedo reina en el aire y las calles y los negocios están dominados por el silencio.

Uno de los ataques más mortíferos de la jornada se produjo durante la noche y tuvo como objetivo la casa de un supuesto policía palestino en el norte de la franja. Al menos 20 personas murieron.

En tanto, en la Ciudad de Gaza cientos de personas se reunían para los funerales de las víctimas que habían dejado los ataques de ayer.

Fuentes médicas, habitantes y periodistas coinciden en que cada día la ofensiva israelí, bautizada como "Filo Protector", gana intensidad.

En sólo seis días, el movimiento islamista palestino Hamas lanzó más de 800 cohetes contra las principales ciudades israelíes. Estos ataques provocaron daños materiales y algunas personas resultaron levemente heridas.

La respuesta israelí fueron más de 1.300 bombardeos que, según el Ministerio de Salud de Gaza, mataron al menos 171 palestinos. La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) denunció ayer que un 70% de las víctimas son civiles y, entre ellas, un 30% niños.

Pese a estas cifras, el Ejército israelí sostiene que está intentado preservar la vida de los civiles en Gaza.

Esta madrugada, tras una noche de intensos bombardeos, los habitantes de las dos principales ciudades del norte de la franja se sorprendieron al ver que miles de panfletos caían del cielo.

En perfecto árabe, los mensajes advertían "abandonen su hogar", "serán atacados" y "están en peligro".

Hace días que se rumorea que Israel está preparando una masiva ofensiva terrestre contra la franja. Los tanques ya fueron movilizados a la frontera y esperan a sólo unos kilómetros de Beit Lahiya y Beit Hanoun, las dos ciudades que hoy fueron inundados por los mensajes de advertencia israelíes.

"Levanté a toda mi familia, subimos al auto con lo que pudimos y salimos de casa. Tenemos miedo", explicó a EFE Jalil Murad, un habitante de Beit Lahiya que hoy se instaló con su familia en el patio de una escuela que la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) tiene en Rimal, en el centro de Gaza.

"Tardamos cerca de una hora en llegar y no sabemos si podremos volver y, si volvemos, que nos encontraremos. ¿Dónde están quienes pueden parar esto?", se pregunta Jalil, sentado en el auto, con el rostro curtido por el sol.

Los únicos que se animaron a transitar las calles y las rutas de la franja eran las familias que con lo puesto y apenas unos bolsos abandonaron sus casas en el norte para buscar refugiado en la Ciudad de Gaza o más al sur. No tienen otro lugar a donde ir.

Israel bloquea Gaza desde 2007 y Egipto abrió esta semana su frontera, pero sólo para permitir el ingreso de alimentos y ayuda humanitaria, y la salida de heridos

Una decena de partidos y movimientos egipcios, en su mayoría de izquierda, pidieron al presidente egipcio y ex general golpista, Abdel Fatah al Sisi, que abra el paso fronterizo con la franja de "forma permanente".

"El paso es una cuestión vital para los palestinos de Gaza. No debe ser motivo de negociación", sostuvieron en un comunicado, sin recibir aún respuesta del gobierno.

Según datos de ayer de la ONU, unas 750 casas fueron destruídas o severamente dañadas, 4.500 palestinos tuvieron que abandonar sus hogares y alrededor de 400.000 no tienen electricidad.

El director de la UNRWA, Robert Turner, dijo a la prensa que ya dieron refugio a 4.000 desplazados en ocho de sus escuelas.

"Cada minuto que pasa llegan más. Están huyendo principalmente de la región del norte", explicó, citado por la agencia de noticias palestina Maan News.

Oficialmente la UNRWA tiene capacidad para albergar hasta 35.000 desplazados, por eso alertó desde su cuenta de Twitter: "Tememos que una ofensiva terrestre llevará de forma inminente a un desplazamiento masivo de personas".

El temor de la UNRWA y de miles de palestinos no es gratuito. La mañana del domingo una unidad de élite ingresó a Gaza por tierra por primera vez en esta ofensiva.

Esta nueva escalada hace pensar que la posibilidad de una tregua o de una resolución política sigue estando muy lejos.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Alemania e Italia, Frank Walter Steinmeier y Federica Mogherini, respectivamente, llegarán en esta semana que comienza a la región para intentar abrir negociaciones de paz.

Sin embargo, el gobierno israelí parece determinado a continuar con su ofensiva.

"Golpeamos a Hamas con especial dureza. Pero hay que entender cómo actúa nuestro enemigo ¿Quién se esconde en las mezquitas? Hamas ¿Quién esconde armas en hospitales? Hamas", cuestionó el primer ministro Benjamin Netanyahu durante la reunión semanal con su gabinete.

Dejá tu comentario