Se agravan protestas frente a embajadas francesas por caricaturas de Mahoma

Mundo

Miles de paquistaníes se enfrentaron a la policía, la víspera de una jornada de protestas en el mundo musulmán contra una película islamófoba producida en Estados Unidos y las caricaturas de Mahoma publicadas en Francia.

Al menos 50 personas resultaron heridas en Islamabad cuando la policía dispersó con gases lacrimógenos y disparos de advertencia a unos 5.000 manifestantes, muchos de ellos armados con palos, que trataron de forzar la entrada de una zona donde se encuentran numerosas embajadas, incluyendo las de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña.

Otra protesta, que se llevó a cabo sin incidentes, congregó a unas 4.000 personas en Lahore (este).

Los participantes en esos actos exigían castigos para los estadounidenses que "insultan" al islam, en referencia al equipo de producción de la película "La inocencia de los musulmanes".

La difusión por internet de extractos de ese filme burdamente antiislámico encendió la semana pasada una ola de cólera en unos veinte países, desde el norte de África hasta Indonesia, dejando más de 30 muertos, doce de ellos en un atentado suicida el martes en Afganistán.

Las tensiones se incrementaron el miércoles con la publicación en la revista satírica francesa Charlie Hebdo de caricaturas de Mahoma, dos de las cuales muestran al Profeta desnudo.

En Nigeria, miles de musulmanes quemaron en Zaria (norte) banderas estadounidenses e israelíes y exigieron que los productores del polémico filme sean juzgados.

En Teherán, unas 200 personas protestaron ante la embajada francesa, en tanto que varios centenares desfilaron en Kabul al grito de "¡Muera Francia! ¡Muera Estados Unidos!".

El secretario general de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), Ekmeleddin Ihsanoglu, advirtió sobre el riesgo de que las caricaturas "exacerben los disturbios y la violencia provocadas por la película antiislámica".

Ihsanoglu instó a los dirigentes políticos y religiosos a "formar un frente común contra los fanáticos y los extremistas involucrados en la desestabilización de la paz y la seguridad mundiales, que atizan la incitación al odio religioso".

En Egipto, los Hermanos Musulmanes, movimiento del presidente Mohamed Mursi, rechazaron "categóricamente" la publicación de las caricaturas y pidieron "medidas" al gobierno francés.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, criticó con dureza la película islamófoba. La libertad de expresión es un derecho "inalienable", pero cuando se usa "para provocar o humillar a otras personas en sus valores y creencias, no puede ser protegida de la misma forma", declaró ante periodistas en Nueva York.

Varios países reforzaron las medidas de seguridad antes de la plegaria semanal musulmana del viernes, que podría ser ocasión de un aumento de la movilización contra los países occidentales.

El gobierno paquistaní decretó que el viernes será feriado en honor a Mahoma, expresando su solidaridad con los musulmanes que se sintieron ofendidos por la película estadounidense.

Las autoridades tunecinas prohibieron en cambio cualquier manifestación contra las caricaturas de Mahoma, alegando estar al tanto de preparativos de actos "de violencia".

Francia ordenó cerrar el viernes sus misiones diplomáticas, centros culturales y escuelas en unos veinte países musulmanes.

La policía francesa prohibió por su lado una manifestación convocada para el sábado ante la Gran Mezquita de París bajo el lema "No toques a mi Profeta".

La publicación de las caricaturas pusieron a este país -que cuenta con la mayor comunidad musulmana de Europa (cuatro a seis millones de fieles)- en el centro del vendaval religioso.

Dejá tu comentario