Mundo

Se avivan los rumores de una intervención militar china en Hong Kong

La prensa del régimen publicó imágenes de la movilización de blindados y analistas no descartan el envío de tropas o policías a la excolonia británica.

Pekín - El Gobierno chino afirmó ayer que había “signos incipientes de terrorismo” en las manifestaciones violentas a favor de la democracia en Hong Kong.

“Los manifestantes radicales de Hong Kong recurrieron en varias ocasiones a objetos extremadamente peligrosos para atacar a los policías, lo que constituye un crimen grave y revela signos incipientes de terrorismo”, declaró en Pekín el vocero de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao, Yang Guang.

Yang, quien la semana pasada había advertido que “quien juega con fuego muere quemado”, aseveró que una “minoría minúscula” es un “grave desafío a la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong”. El funcionario denunció que manifestantes lanzaron cócteles molotov a la policía.

Yang emitió esas declaraciones tras el décimo fin de semana de manifestaciones en la excolonia británica, donde miles de manifestantes desafían a la policía en las calles y muchos los enfrentan lanzándoles objetos, en tanto que los agentes les responden con descargas de gases lacrimógenos.

Los manifestantes exigen la renuncia de Carrie Lam, la jefa del Gobierno local, cercana a Pekín y que su sucesor sea electo por sufragio universal directo, y no designado por Pekín, como ocurre en la actualidad.

El movimiento también reclama una investigación sobre la violencia policial, después de que se produjeran confrontaciones violentas en las manifestaciones y hubiera centenares de detenidos.

Ayer por la noche, los medios estatales chinos difundieron videos en los que se veían vehículos blindados de transporte de tropas dirigiéndose supuestamente hacia Shenzhen, fronteriza con Hong Kong.

El Global Times dijo que la policía militar china se estaba preparando para “aparentes ejercicios a gran escala”.

El aumento de tono desencadenó el temor a que Pekín entre por la fuerza en el territorio semiautónomo, un miedo con el que China estaría jugando deliberadamente, según algunos analistas.

“Pekín quiere usar la amenaza de enviar al Ejército Popular de Liberación (EPL) u otra intervención directa para intentar asustar a los manifestantes”, consideró Ben Bland, investigador del Lowy Institute de Sídney.

Para el analista político Willy Lam, de la Universidad China de Hong Kong, Pekín podría considerar un método menos evidente de enviar a sus propios soldados o policías. “Llevarían uniformes de la policía de Hong Kong, por lo que no sería un despliegue formal”, dijo.

De hecho, ya hubo rumores de que podría estar desarrollándose tal ejercicio, lo que motivó a la policía de Hong Kong a publicar un comunicado la semana pasada rechazando las “acusaciones” de refuerzos procedentes del territorio continental entre sus filas.

Ayer, en tanto, el aeropuerto de Hong Kong canceló todos sus vuelos luego de que unos 5.000 manifestantes invadieron las salas de llegada para protestar contra la violencia policial en medio de una movilización sin precedentes.

Hace cuatro días que el aeropuerto, que es el octavo más frecuentado del mundo, es escenario de manifestaciones que buscan sensibilizar a los viajeros con su causa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario