Escasez de medicamentos: Frente Amplio denuncia números a la baja

Mundo

El pedido de acceso a la información pública por parte de legisladores del FA incluye una lista de 32 fármacos en donde se estima las compras fueron por debajo de lo requerido para la mitad de los elementos.

La discusión acerca de las compras de medicamentos y el balance del sector público se reabre tras un pedido del Frente Amplio (FA) de acceso a la información pública, sobre todo para una lista de 32 fármacos considerados de primera necesidad en la población.

En mayo de este año, los legisladores del FA ya habían solicitado a ASSE (Administración de los servicios de Salud del Estado) la cantidad de compras, stock, gasto y consumo de esa lista, donde en 16 medicamentos se compraron menos unidades, en siete se mantuvieron los volúmenes y en nueve se incrementaron.

Si se compara el promedio de compras del período 2018-2019 con el de 2020-2021, ajustado por cantidad de usuarios en ASSE -que asciende a casi a un millón y medio en diciembre de 2021, siendo mayor respecto al período anterior-, el gasto en esta lista fue prácticamente el mismo: más de $ 639 millones en el promedio de 2018-2019 y más de $ 644 millones en el de 2020-2021, a precios ajustados por IPC y por el número de usuarios.

Desde el organismo estatal sostienen que no pueden sacarse conclusiones en base al número de usuarios, ya que el ajuste de las prestaciones no se encuentra centralizado. Hay convenios de ASSE al interior del país con privados, en donde las personas acceden a servicios y remarcan que "una mayor cantidad de usuarios no necesariamente implica un aumento de servicios".

Dónde duele

La lista "de los 32" a la que apunta el FA contiene medicamentos para el tratamiento de hipertensión arterial, diabetes, colesterol, enfermedades cardiovasculares, alergias y salud mental.

Cabe destacar que de los cuatro años evaluados- los últimos dos del FA en el gobierno (2018 y 2019) y los primeros de la coalición (2021 y 2021)- se desprende la evaluación de impacto del recorte presupuestal en el rubro que alcanzó un 37% en los dos últimos años según Federico Preve (neurólogo) de la agrupación frenteamplista Magnolia, que realizó el pedido junto a legisladores del MPP y Fuerza Renovadora.

La preocupación del profesional comenzó a finales del año pasado, con dos pacientes que tuvieron crisis severas y que no podían acceder a los fármacos necesarios, por lo que afirmó "La medicación no siempre llega. No se puede cortar gasto en salud”.

Información lenta

Preve y el senador Charles Carrera llevaron la solicitud a la Justicia, tras un pedido que no fue contestado. Finalmente, tras varias instancias, y de acuerdo a la sentencia del 8 de setiembre del juez Dardo Martínez, se entregó la información solicitada.

El presupuesto para medicación, ya fue discutido anteriormente en la Rendición de cuentas, donde en el Parlamento Asse rechazó las estimaciones del FA, argumentando la falta de inclusión del gasto realizado para la gestión del COVID durante los meses anteriores. De acuerdo al gerente, en 2020 hubo un aumento de gasto de medicamentos de ASSE (sin incluir covid) que no llegó al 1% respecto al año anterior y en 2021 este subió a 14,5%.

Cabeza y corazón

Entre los fármacos identificados a la baja se encuentra el enalapril (8 millones menos), una medicación para la presión arterial. En contraposición y en alza se observan el Paracetamol, con un 32%más , asociada al tratamiento de los síntomas del covid-19 durante la pandemia, y el antidepresivo sertralina, 18%, y la quetiapina (antipsicótico) con un aumento del 6%. Este último es el que más se compró dentro de la lista de medicamentos de salud mental incluidos en dicha lista.

Sobre la baja ASSE acusó un "reemplazo" por otro medicamento (losartan) además de una "disminución" en las consultas ambulatorias para ese medicamento. Mientras que el mayor gasto en salud mental se inicia de acuerdo al organismo, por un alza en la demanda.

De acuerdo a los cálculos del FA en base al pedido, el consumo de Enalapril fue mayor en el período 2020-2021 en relación a 2019, y el consumo de losartan fue “ínfimo” en relación al del primero.

Temas

Dejá tu comentario